Crónica España.

Crónica España.

Madre de niñas envenenadas en Almería: "Creo que lo hizo para lastimarme"

Madre de niñas envenenadas en Almería:

Una tragedia sin precedentes ha conmocionado a Almería, donde dos niñas de dos y cuatro años fueron envenenadas por su propio padre en un cortijo de Las Alcubillas, en Alboloduy. La madre de las niñas, Alina, asegura que su ex pareja, con quien mantenía una orden de alejamiento por malos tratos, actuó con la intención de causarle dolor.

En una entrevista en el programa 'Hoy en día' de Canal Sur Televisión, Alina expresó su convicción de que el padre de sus hijas tenía la intención de herirla emocionalmente, ya que si él se hubiera quitado la vida, ella podría haber vivido tranquila con sus niñas. Esta terrible situación ha dejado a la madre devastada y buscando respuestas.

Alina explicó que nunca imaginó que su ex pareja pudiera lastimar directamente a sus hijas, lo que llevó a considerar la posibilidad de aproximarse a él para poder independizarse con sus pequeñas y eventualmente llevarlas a Rumanía, su país de origen. La joven madre se encontraba en una situación de extrema vulnerabilidad, sin red de apoyo y con apenas 22 años.

La historia de Alina revela el ciclo de abuso en el que se vio envuelta desde una edad temprana. A pesar de interponer denuncias por maltrato y tener una orden de alejamiento, la joven madre se encontraba atrapada en una situación insostenible. Su relato de control y violencia por parte de su ex pareja es estremecedor.

La decisión de abandonar un lugar de acogida por sentirse "presionada" expone la falta de protección que enfrentan las víctimas de violencia doméstica. La historia de Alina, marcada por el miedo y la desesperación, pone de manifiesto la necesidad de una red de apoyo sólida para las mujeres que buscan escapar del maltrato.

El desenlace fue trágico y conmovedor, revelando la vulnerabilidad de las mujeres que enfrentan abusos. La valentía de Alina al compartir su historia es un recordatorio desgarrador de la importancia de brindar apoyo y protección a las víctimas de violencia doméstica. La comunidad de Abla ha respondido con generosidad y solidaridad, pero queda un largo camino por recorrer en la lucha contra el maltrato.