Crónica España.

Crónica España.

EEUU respalda la vía diplomática en el conflicto entre Israel y Hezbolá, rechaza la guerra.

EEUU respalda la vía diplomática en el conflicto entre Israel y Hezbolá, rechaza la guerra.

El Gobierno de los Estados Unidos ha expresado su apoyo a la vía diplomática en el conflicto entre Israel y Hezbolá, el partido-milicia chií libanés. Esto sucedió después de que un ministro del gabinete de guerra israelí afirmara que resolverían la situación en la frontera norte con Líbano a través de un acuerdo con las autoridades del país vecino o mediante una escalada de los ataques.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Matthew Miller, declaró que Israel tiene derecho a defenderse de los ataques de Hezbolá, que es una organización terrorista comprometida con la destrucción de Israel. Sin embargo, destacó que la opción preferida tanto por Israel como por Estados Unidos es buscar una solución diplomática al conflicto.

El portavoz también hizo hincapié en la importancia de alcanzar un alto el fuego en Gaza para poder buscar una resolución diplomática en la frontera norte. Señaló que una guerra en el norte afectaría los recursos de Israel, que ya se han visto afectados por el conflicto en Gaza.

Además, el portavoz enfatizó que lograr la calma en Gaza aumentaría las posibilidades de calmar la situación en el norte y que una escalada en la violencia no sería un éxito estratégico para Israel. También mencionó que si no se logra un alto el fuego en Gaza, la situación podría complicarse aún más.

Estas declaraciones se produjeron después de que el ministro del gabinete de guerra de Israel, Benny Gantz, afirmara que el Gobierno israelí resolverá la situación en la frontera norte mediante un acuerdo con las autoridades de Líbano o a través de una escalada en los ataques, esperando que la situación quede resuelta después del verano.

El Ejército israelí y Hezbolá han estado involucrados en enfrentamientos desde el 8 de octubre, un día después de los ataques perpetrados por Hamás, que dejaron un saldo de cerca de 1.200 muertos y unos 240 secuestrados, según las autoridades israelíes. Ambas partes continúan en conflicto, con Estados Unidos abogando por una solución diplomática para evitar una escalada de violencia en la región.