Doñana, el ejemplo perfecto del declive de los humedales españoles, según ONG en el Día Internacional.

Doñana, el ejemplo perfecto del declive de los humedales españoles, según ONG en el Día Internacional.

MADRID, 31 Ene. - El parque nacional de Doñana se ha convertido en un símbolo del deterioro de los humedales en España, según las organizaciones ecologistas y ambientalistas. Coincidiendo con el Día Internacional de los Humedales el 2 de febrero, Greenpeace ha alertado sobre la amenaza que enfrentan estos espacios naturales en el país. De acuerdo con la organización, más del 60% de las zonas húmedas en España han desaparecido y menos de un tercio se encuentran en buen estado de conservación. Greenpeace advierte que Doñana también podría desaparecer a corto plazo debido a la sequía y a las actividades humanas como la agricultura y la ganadería industriales, así como el cambio climático.

La conservación del parque nacional de Doñana choca con los intereses de la agricultura industrial e intensiva, según Greenpeace. La organización señala que se han permitido ilegalidades en el uso del agua y en el aumento de las áreas de riego. Por su parte, el Foro de la Economía del Agua hace un llamamiento al consenso y a la labor colectiva para preservar y recuperar los humedales deteriorados. El presidente del Foro, Francisco Lombardo, destaca el reciente acuerdo entre el Gobierno de España y la Junta de Andalucía para garantizar el desarrollo sostenible de Doñana, en el que se invertirán más de 1.400 millones de euros hasta 2027.

WWF presenta evidencias científicas del colapso ecológico de Doñana y demanda soluciones urgentes. En un informe, la organización advierte que la sobreexplotación del agua y el crecimiento irracional del regadío legal e ilegal, junto con el urbanismo insostenible en Matalascañas, son las principales causas del deterioro del humedal. La contaminación de las aguas, la sobreexplotación del acuífero y el turismo insostenible también han contribuido a la pérdida de hábitats y especies en Doñana. Según los ecologistas, la falta de agua ha provocado una reducción drástica de la biodiversidad, incluyendo la muerte de alcornoques centenarios, la desaparición de especies de anfibios y la pérdida de especies de libélulas y caballitos del diablo.

Tags

Categoría

Sociedad