Crónica España.

Crónica España.

Bolaños critica al PP por aliarse con la extrema derecha y Álvarez de Toledo elogia la contundencia sobre la violencia.

Bolaños critica al PP por aliarse con la extrema derecha y Álvarez de Toledo elogia la contundencia sobre la violencia.

El líder del Partido Popular, Miguel Tellado, ha criticado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acusándolo de lucir "una cara de culpable cada vez más evidente". Tellado también ha denunciado la presunta corrupción en el Gobierno y ha cuestionado si realmente son ellos los responsables de "amañar" contratos de Adif. En medio de un tenso enfrentamiento, Tellado ha asegurado que el Gobierno está profundamente involucrado en escándalos y corrupción.

Por su parte, el ministro de Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes, Félix Bolaños, ha respondido a las acusaciones del PP instándolos a detener las calumnias y el tono agresivo contra el Ejecutivo. Bolaños ha acusado al PP de aliarse con la ultraderecha y ha advertido que tras las elecciones europeas tendrán que rendir cuentas por sus tácticas sucias y su corrupción. Además, ha destacado que las acusaciones del PP ya no tienen credibilidad y ha defendido la integridad del Gobierno.

La portavoz adjunta del Grupo Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, ha continuado con los ataques al Gobierno, acusándolos de favorecer a malversadores, sediciosos y terroristas, entre otros. Álvarez de Toledo ha insinuado que el Gobierno planea una ampliación de la Ley de Amnistía para incluir a presos de ETA, líderes de Hamás y talibanes. Sus duras críticas han llevado al ministro Bolaños a cuestionar la moralidad política del PP y a acusarlos de buscar la confrontación en lugar de soluciones.

En un intercambio enérgico, tanto el Gobierno como el PP han expuesto sus diferencias sobre la corrupción, la moralidad política y las políticas en Cataluña. Mientras el Gobierno defiende sus acciones como un intento de debilitar el independentismo, el PP acusa al Ejecutivo de fomentar el patriotismo tóxico y aliarse con grupos extremistas. La tensión entre ambas partes sigue en aumento, dejando en claro las profundas divisiones políticas en España.