Crónica España.

Crónica España.

ERC y Junts celebran su "triunfo" con la amnistía y planean el referéndum como próximo paso.

ERC y Junts celebran su

El independentismo catalán ha logrado una victoria histórica con la aprobación definitiva de la Ley de Amnistía, pero tanto Esquerra Republicana como Junts han dejado en claro que esta medida no marca el fin de su lucha por la autodeterminación en Cataluña.

La portavoz de Junts, Míriam Nogueras, ha enfatizado que la amnistía es una conquista democrática y colectiva en el eterno conflicto entre la nación catalana y la nación española. Ha señalado que esta no es una ley de pacificación, sino de reparación, y ha instado a la cúpula judicial española a ajustarse a estándares europeos.

Nogueras ha destacado que la lucha independentista continúa y que ahora están mejor preparados con el "arma de la razón". Además, ha llamado a reconstruirse como movimiento, ya que la nación catalana está en juego y la ley de amnistía no resuelve los problemas de fondo.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha celebrado la aprobación de la amnistía como una victoria contra el régimen del 78 y ha subrayado la importancia de la unidad dentro del independentismo. Adelantó que la lucha no ha terminado y que el próximo paso es el referéndum de autodeterminación.

Por su parte, el portavoz de Justicia de Bildu, Jon Iñarritu, considera que la amnistía puede generar un clima de confianza para abordar la cuestión territorial del Estado mediante el diálogo y la negociación. Destacó la importancia de resolver conflictos políticos a través de la política.

En el mismo sentido, el representante del PNV, Mikel Legarda, opinó que la ley de amnistía afronta la grave crisis constitucional en Cataluña desde una nueva perspectiva que respeta la Constitución y no compromete la separación de poderes. Instó a los partidos a allanar el camino para un futuro democrático.

El diputado del BNG, Néstor Rego, señaló que la Ley de Amnistía es una lección de firmeza democrática contra el inmovilismo de la derecha y abre una brecha de democratización en el Estado, destacando el déficit democrático en España derivado de la Transición.