Crónica España.

Crónica España.

ERC podría exigir un 'concierto' mientras persista la amenaza de elecciones, según el Gobierno, a pesar de su rechazo.

ERC podría exigir un 'concierto' mientras persista la amenaza de elecciones, según el Gobierno, a pesar de su rechazo.

El Gobierno, liderado por el Ejecutivo, se mantiene firme en su postura de explorar alternativas al desarrollo del Estatuto catalán.

MADRID, 26 Jun.

En medio de la presión de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) por un concierto económico para Cataluña, como requisito para respaldar la investidura de Salvador Illa del PSC, el Gobierno rechaza categóricamente esta exigencia. A pesar de esto, se espera que ERC continúe presionando en esta dirección mientras la posibilidad de unas elecciones anticipadas en Cataluña siga en el aire.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, el diputado de ERC Francesc-Marc Álvaro Vidal advirtió que si no se acepta su propuesta de un 'cupo catalán', es decir, un sistema que permitiría a Cataluña recaudar el 100% de sus impuestos y luego contribuir con una cuota al Estado, ERC no apoyará a Illa como presidente.

Fuentes del Ejecutivo afirman que bajo ninguna circunstancia se aceptará esta condición y se buscarán otras vías para resolver la situación. Consideran que ERC continuará presionando mientras exista la amenaza de un nuevo proceso electoral, ya que podrían obtener beneficios electorales al mantener una postura dura y exigir una mejor financiación para Cataluña.

Desde el Gobierno se ha señalado que se estudia una "fórmula imaginativa" para convencer a ERC, aunque no se han dado más detalles al respecto. La vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, reiteró su propuesta de una financiación especial para Cataluña y sugirió la posibilidad de desarrollar competencias del Estatuto catalán.

El Parlamento catalán ha iniciado la cuenta regresiva de dos meses para lograr una investidura o, de lo contrario, disolver la cámara y convocar nuevas elecciones. Hasta el momento, ningún candidato cuenta con los apoyos necesarios para ser el nuevo presidente de la Generalitat, y los socialistas sostienen que las únicas opciones viables son la presidencia de Illa o unas nuevas elecciones.

En el PSOE han indicado que la propuesta para convencer a ERC debe centrarse en el desarrollo del Estatut, sin embargo, aún no se han detallado medidas concretas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha abierto la posibilidad de desarrollar la Hacienda catalana, mientras que Illa ha propuesto un consorcio tributario para mejorar la gestión de los recursos de la Generalitat. Por su parte, ERC sigue exigiendo "soberanía fiscal" y la recaudación íntegra de sus tributos.

Por otro lado, tras el acuerdo entre el PSOE y el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) después de cinco años vencido, en el Gobierno se mantienen tranquilos ante las críticas de los socios. Consideran que este pacto no altera el equilibrio de apoyos parlamentarios y la legislatura continúa su curso.

Desde Moncloa restan importancia a las críticas de los socios, considerándolas como parte de la dinámica política. De todos modos, excusan a sus socios, excepto a Podemos, a quienes ven excesivamente críticos, luego de que acusaran al PSOE de ceder ante la derecha y declararan el inicio de una nueva legislatura "de gran coalición", dejando en duda su apoyo con cuatro diputados.

En cuanto al PP, en el Gobierno mantienen la disposición de alcanzar más acuerdos con el partido de Alberto Núñez Feijóo y renovar otras instituciones pendientes. No obstante, creen que tratarán de destacarse del PSOE tras el pacto sobre el CGPJ y podrían generar cierta tensión en busca de diferenciarse.