Crónica España.

Crónica España.

Vuelta del reformismo a la Presidencia de Irán gracias a Masud Pezeshkian tras dos décadas.

Vuelta del reformismo a la Presidencia de Irán gracias a Masud Pezeshkian tras dos décadas.

El nuevo presidente iraní tiene como objetivo principal convencer a la población de su enfoque renovador, a pesar de la supervisión constante del estamento clerical.

Masud Pezeshkian, un médico de 69 años con raíces azeríes y kurdas, se ha convertido en el noveno presidente de Irán y el primer líder reformista en dos décadas. Durante su campaña, ha promovido medidas más abiertas en respuesta a las protestas sociales y la desilusión generalizada en el país desde la Revolución Islámica de 1979.

El camino de Pezeshkian hacia la presidencia estuvo marcado por la estricta selección del Consejo de los Guardianes, un órgano que representa al liderazgo religioso y al ayatolá Alí Jamenei. Pese a ello, el nuevo presidente ha expresado su deseo de mostrar una postura renovadora y conciliadora hacia la población iraní.

En sus primeras declaraciones tras la victoria, Pezeshkian enfatizó la importancia de la unidad en el país y abogó por extender la mano de la amistad a todos. Además, se ha posicionado a favor de la libertad en internet y de una mayor flexibilidad en las normas sobre el uso del velo para las mujeres, temas sensibles en la sociedad iraní.

El presidente electo ha sido crítico con las autoridades por la represión durante las protestas recientes, reconociendo la necesidad de un enfoque más comprensivo y menos coercitivo por parte del gobierno. Su experiencia en política y su historial en el ámbito académico y de la salud le brindan una perspectiva única para abordar los desafíos actuales de Irán.

En un contexto de baja participación en la primera vuelta electoral, Pezeshkian logró obtener el apoyo de importantes figuras reformistas como el expresidente Hasán Rohani y el ex ministro de Relaciones Exteriores Mohamad Javad Zarif. A pesar de las tensiones con candidatos conservadores y del debate público, el nuevo presidente está comprometido a respetar los principios de la República Islámica y trabajar en línea con el liderazgo supremo.