Crónica España.

Crónica España.

Volvo opta por trasladar la fabricación de vehículos eléctricos a Bélgica ante el riesgo de aranceles de China.

Volvo opta por trasladar la fabricación de vehículos eléctricos a Bélgica ante el riesgo de aranceles de China.

Volvo Cars ha tomado la decisión de trasladar la producción de sus vehículos eléctricos fabricados en China a Bélgica, en medio de la posibilidad de que la Unión Europea establezca aranceles a los vehículos eléctricos provenientes de ese país asiático, según informó el diario británico The Times este lunes.

Además de mover la fabricación de los modelos EX30 y EX90 a Bélgica, el fabricante sueco de automóviles también está considerando trasladar el ensamblaje de algunos de sus modelos al Reino Unido, de acuerdo con la información del diario, que citó fuentes no identificadas de la empresa.

Volvo, que es parte de Geely Holding Group, se encuentra en una posición vulnerable entre los fabricantes occidentales de automóviles ante la posible imposición de aranceles por parte de la Unión Europea a las importaciones chinas, tal como detalla The Times.

Las tensiones comerciales entre la UE y China han dado lugar a una serie de investigaciones anti-dumping contra Pekín, en medio de acusaciones de subsidios injustos.

Se espera que la UE comunique a los fabricantes de vehículos eléctricos en China esta semana si establecerá aranceles provisionales a partir del 4 de julio que incrementarían los derechos de importación por encima del actual 10%.

Volvo desmintió la información publicada por The Times y expresó que "es temprano para especular sobre las implicaciones de los hallazgos de esta investigación o sobre las medidas posibles".

"La decisión de fabricar también el EX30 en Gante refleja nuestra meta de producir nuestros vehículos en los lugares donde los vendemos tanto como sea factible", indicó un portavoz en un comunicado enviado por correo electrónico y recogido por Bloomberg. La empresa ya había mencionado anteriormente la capacidad adicional en Bélgica.

La semana pasada, China acusó a la UE de estar trabajando para "oprimir" a las compañías chinas y afirmó que tomará medidas para proteger sus intereses.

Las acusaciones de competencia desleal contra China son consideradas completamente sin fundamento, mencionó el domingo la agencia de noticias Xinhua, citando declaraciones previas del ministro de Comercio chino, Wang Wentao.

Wang manifestó su esperanza de que la UE deje atrás el proteccionismo comercial y vuelva al camino del diálogo y la cooperación, según lo publicado por la agencia china.

De forma independiente, las empresas lácteas chinas están preparándose para solicitar a Pekín que inicie una investigación anti-dumping contra las importaciones provenientes de la UE, según informó el diario chino The Global Times el domingo, sin proporcionar detalles adicionales.