Crónica España.

Crónica España.

Unos 2.000 Volvo EX30 llamados a revisión en España por problema de software.

Unos 2.000 Volvo EX30 llamados a revisión en España por problema de software.

En una llamada a revisión a nivel global, se ha visto afectado a 72.000 automóviles de la marca Volvo.

MADRID, 10 Jun.

En España, Volvo Cars está emitiendo una llamada a revisión para 2.000 unidades de su SUV compacto totalmente eléctrico EX30 debido a posibles fallos en el software, según han informado fuentes del fabricante a Europa Press. A nivel mundial, se encuentran cerca de 72.000 vehículos afectados.

El fabricante ha notificado a sus clientes sobre un problema en el software que puede mostrar el 'modo de prueba' en la pantalla del vehículo. Este 'glitch' se puede corregir en un taller de la marca o a través de una actualización del software desde la nube, que los propios usuarios pueden programar.

Se estima que solo una parte de los 2.000 vehículos llamados a revisión presentarán este problema.

Las acciones de Volvo se vieron afectadas en Estocolmo, con una caída del 3,5% en las primeras operaciones, debido a la noticia del error en la pantalla central que activa el modo de prueba en el velocímetro al encender el vehículo.

La situación fue reportada inicialmente por el sitio web sueco Carup, según informes de la agencia 'Bloomberg', y llega en un momento complicado para la marca, que ha enfrentado dificultades con el software de sus vehículos altamente tecnológicos.

Aunque el año pasado tuvieron que postergar el lanzamiento del modelo EX90 por problemas similares con el software, ningún otro modelo de Volvo se ha visto afectado por este llamado a revisión y no se han reportado accidentes ni lesiones relacionadas con el fallo.

El EX30, lanzado en enero, ha sido uno de los vehículos eléctricos de batería más vendidos en Europa, con unas 35.000 unidades vendidas. Sin embargo, se ha emitido una advertencia de retirada para los 71.956 EX30 producidos en total.

Ante rumores de un posible traslado de la fabricación del EX30 y EX90 de China a Bélgica, Volvo ha negado que sea un intento de evitar aranceles que la Unión Europea planea imponer a los vehículos eléctricos fabricados en China.