• viernes 30 de septiembre del 2022
728 x 90

Un relator de la ONU considera "razonables" las demandas contra China por el trabajo forzado en Xinjiang

img

MADRID, 17 Ago.

El relator de Naciones Unidas Tomoya Obokata considera "razonables" las demandas de las organizaciones de todo el mundo sobre el trabajo forzado y la opresión contra las minorías étnicas de la zona de Xinjiang, donde viven los uigures, una minoría de confesión musulmana.

Obokata considera "razonable" terminar que entre los uigures, los kazajos y otras minorías étnicas se han registrado capítulos de trabajo obligatorio en ámbitos como la agricultura y la industria manufacturera en la Región Autónoma de Xinjiang.

Asimismo, cree que hay 2 mecanismos escenciales por los que se efectúa el trabajo forzado: los centros de capacitación profesional, donde las minorías son detenidas y sometidas, y el sistema de transferencia de mano de obra.

"Asimismo se detectaron pactos afines en la Región Autónoma de Tíbet, donde un extenso programa de transferencia de mano de obra ha alejado más que nada a labradores, pastores y otros trabajadores rurales hacia empleos poco cualificados y mal retribuidos", ha señalado Obokata, solicitado en la ONU del estudio sobre novedosas maneras de esclavitud.

Por su parte, el representante del Ministerio de Exteriores de China, Wang Wenbin, ha desechado el informe este miércoles, asegurando que el relator particular de la ONU ha abusado de su poder para "desprestigiar a China y accionar como una herramienta política de las fuerzas anti-China", así como ha recogido Bloomberg.

Las autoridades chinas pusieron en marcha una secuencia de medidas en la zona de Xinjiang que han causado fricción entre el enorme asiático y la red social en todo el mundo, singularmente Estados Unidos, que llegó a acusar a Pekín de cometer violaciones contra los Derechos Humanos e inclusive asesinato en masa contra la población uigur.