Crónica España.

Crónica España.

Tregua humanitaria en el este de RDC con apoyo de Estados Unidos, Kinshasa y Kigali

Tregua humanitaria en el este de RDC con apoyo de Estados Unidos, Kinshasa y Kigali

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado una tregua humanitaria de dos semanas en el este de República Democrática del Congo (RDC), donde los enfrentamientos entre el Ejército congoleño y el grupo rebelde M23 han provocado una crisis con más de 6,9 millones de personas desplazadas desde octubre de 2023, según informa la ONU.

"Estados Unidos acoge con satisfacción la tregua humanitaria de dos semanas a la que se han comprometido las partes en conflicto en el este de RDC. La situación humanitaria en Kivu Norte es crítica, con cerca de tres millones de desplazados internos en la provincia", afirmó la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Adrienne Watson.

El alto el fuego comenzó esta madrugada y se extenderá hasta el 19 de julio, con el compromiso de ambas partes de "silenciar sus armas" para facilitar el retorno de los desplazados y facilitar la labor humanitaria, en base a acuerdos del pasado mes de noviembre entre los Gobiernos de Ruanda -que apoya al M23- y RDC.

Watson instó a ambas partes a respetar "el espíritu de la tregua" y anunció el monitoreo por parte de Estados Unidos a través de sus servicios diplomáticos e de Inteligencia para supervisar las actividades de los bandos en conflicto.

"El reciente aumento de los combates en Kivu Norte ha dificultado el acceso de los trabajadores humanitarios a cientos de miles de desplazados internos en la zona de Kanyabayonga y ha obligado a más de 100.000 personas a abandonar sus hogares", agregó Watson.

Finalmente, reiteró el total respaldo al proceso de Luanda y a la mediación del Gobierno de Angola en la desescalada del conflicto para que pueda extenderse a más regiones del país.

El M23 es un grupo rebelde conformado mayormente por tutsis congoleños que opera en la provincia de Kivu Norte. Después de un conflicto entre 2012 y 2013, RDC y el grupo firmaron un acuerdo de paz en diciembre. Durante los combates, el Ejército congoleño contó con apoyo de tropas de Naciones Unidas.

En octubre de 2022, el grupo lanzó una nueva ofensiva que se intensificó en noviembre, desencadenando una crisis diplomática entre RDC y Ruanda por su papel en el conflicto y generando preocupación en la región ante la posibilidad de un enfrentamiento entre ambos países.