Crónica España.

Crónica España.

Sumar propone cortar financiamiento a empresas en zonas ocupadas.

Sumar propone cortar financiamiento a empresas en zonas ocupadas.

Una proposición de ley ha sido impulsada para exigir sanciones por contrabando en la comercialización de productos en territorios ocupados.

MADRID, 5 Jun.

El partido Sumar ha presentado hoy una proposición de ley en el Congreso con el objetivo de regular las relaciones comerciales y económicas en territorios que se encuentran bajo ocupación militar, como es el caso de Palestina y el Sáhara Occidental. Esta propuesta busca evitar que empresas que operan en estas zonas puedan participar en concursos públicos o recibir subvenciones por parte de la administración pública.

De acuerdo con fuentes del socio minoritario de la coalición de Gobierno, la iniciativa pretende seguir el camino del reconocimiento del Estado palestino y garantizar que las empresas no contribuyan a violaciones del Derecho Internacional ni se beneficien económicamente con dinero público.

En esta misma línea, se hace referencia al requerimiento realizado por el ministro de Derechos Sociales, Pablo Bustinduy, a las empresas españolas con actividad en Israel, solicitando información sobre las medidas adoptadas para evitar cualquier forma de "genocidio" en Gaza.

El texto presentado por el grupo plurinacional, al que ha tenido acceso Europa Press, menciona a Palestina como un caso paradigmático, con resoluciones de Naciones Unidas que instan a Israel a cesar la anexión de territorio y califican de ilegal la ocupación en la región palestina, tanto por parte de la ONU como de otras instancias internacionales.

Además, se destaca que el problema de las actividades comerciales en territorios ocupados ilegalmente se extiende a otras zonas, como el Sáhara Occidental, Crimea o Chipre, donde resoluciones de la ONU y decisiones judiciales también han enfatizado la importancia de respetar el derecho internacional y preservar la integridad territorial de los Estados afectados.

En relación con el caso saharaui, Sumar lamenta que, a pesar de los dictámenes emitidos al respecto, España continúe manteniendo relaciones comerciales con empresas que explotan ilegalmente recursos en territorios ocupados, incluyendo las aguas territoriales.

El texto del socio minoritario de la coalición subraya la obligación de España de no ser cómplice en la violación de los Derechos Humanos, responsabilidad que se extiende también a empresas transnacionales, según lo estipulado por la ONU.

En este sentido, se hace referencia a los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, que advierten sobre el riesgo de vulnerar los Derechos Humanos en zonas en conflicto, instando a las compañías que operan en esos contextos a tomar medidas para mitigar estos abusos en sus actividades.

Por lo tanto, Sumar aboga por la implementación de medidas legales específicas para garantizar el cumplimiento del derecho internacional y exige la colaboración del sector público para cesar cualquier relación con empresas que operen en territorios ocupados ilegalmente.

En este sentido, se propone imponer sanciones a empresas que comercien productos obtenidos de territorios ocupados ilegalmente, definiendo como contrabando (con penas de cinco a diez años) la comercialización de dichos productos.

Asimismo, Sumar busca que el sector público se involucre y garantice que compañías con actividades en estas zonas no puedan acceder a contratos públicos, subvenciones o convenios de colaboración con la administración.

Se establece que una empresa que figure en resoluciones o listas de Naciones Unidas de empresas involucradas en actividades en asentamientos ilegales no podrá recibir ayudas públicas por parte de la administración.

En la elaboración de esta ley han participado los diputados Enrique Santiago (IU), Txema Guijarro (Sumar) y Tesh Sidi, parlamentaria de Más Madrid y de origen saharaui, quienes consideran coherentes estas medidas con el reciente reconocimiento del Estado palestino y buscan promover un comercio más ético para evitar que Marruecos e Israel se beneficien de los territorios ocupados.