Crónica España.

Crónica España.

Sumar acelera proceso de sucesión de Díaz entre su Comité de Dirección.

Sumar acelera proceso de sucesión de Díaz entre su Comité de Dirección.

La formación enfrenta un momento crucial para su futuro y para romper con la fuerte relación de la formación con la figura de la vicepresidenta.

MADRID, 10 Jun.

Sumar se encuentra ante un proceso clave en las próximas semanas al tener que realizar un cambio en su liderazgo, luego del anuncio de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, de renunciar a su cargo de coordinadora general de la formación debido al fracaso en las elecciones europeas.

Fuentes del partido han señalado que la intención es llevar a cabo una sucesión rápida para superar este periodo de interinidad lo antes posible, pero sin apresurarse. Esta tarea recaerá en el Grupo Coordinador de Sumar, su máximo órgano de dirección conformado por 80 miembros, quienes deberán proponer dentro de sus integrantes al nuevo líder orgánico de la formación creada por Díaz y que se construyó bajo la popularidad de su figura.

En este órgano no están presentes los principales aliados de Sumar, como Más Madrid, IU, 'comunes' o Verdes Equo, a quienes inicialmente se les asignaba un 30% de la composición, pero finalmente se detuvo su ingreso debido a las tensiones surgidas durante las negociaciones para las elecciones europeas. Otros, como Compromís, directamente decidieron no formar parte del liderazgo de Sumar.

Por lo tanto, quedan excluidas figuras como la ministra de Sanidad, Mónica García, el titular de Derechos Sociales, Pablo Bustinduy, o la ministra de Juventud, Sira Rego, así como cualquier dirigente de esas formaciones porque no son miembros del Grupo Coordinador.

En cambio, sí forman parte de la dirección ampliada de Sumar nombres como el portavoz de Sumar y titular de Cultura, Ernest Urtasun (vinculado a los 'comunes'), el portavoz parlamentario, Iñigo Errejón, la secretaria de Organización, Lara Hernández, la de comunicación, Elizabeth Duval, y varios diputados, entre otros.

La renuncia de Díaz no solo se produce tras el pobre resultado en las elecciones europeas, donde Sumar solo consiguió tres escaños con un 4,6% de votos, sino que también llega apenas tres meses después de haber sido nombrada coordinadora general en la primera asamblea estatal de marzo. Por lo tanto, la formación deberá enfrentar un cambio de liderazgo con una estructura orgánica incipiente, la incertidumbre sobre el papel de sus aliados en sus órganos internos y el despliegue territorial.

Además, Díaz continúa ocupando su cargo como vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo para seguir impulsando la agenda social del socio minoritario del Gobierno, lo que podría llevar a una situación de bicefalia con un referente orgánico y otro en el Ejecutivo.

Uno de los desafíos de Sumar será reconstruir las relaciones con los partidos, después de las tensiones durante las negociaciones de los puestos en las listas para las elecciones europeas y las consecuencias del resultado del 9J, que dejó fuera del Parlamento Europeo a Más Madrid e IU. En el caso de esta última formación, se quedó sin eurodiputado por primera vez en su historia.

El mal resultado desencadenó una fuerte crisis en Sumar este mismo lunes, con voces en Más Madrid que exigían que la cúpula del partido asumiera responsabilidades (como el dirigente Eduardo Fernández Rubiño) y defendieran que su modelo sí era exitoso, mientras que la estrategia de Sumar resultó ser un fracaso, necesitando una "enmienda a la totalidad".

En cuanto a IU, esta misma tarde celebrará una reunión extraordinaria y su líder, Antonio Maíllo, expresó en una carta dirigida a la militancia la necesidad de cambiar la tendencia dentro de la izquierda y que "todo proyecto sin organización está destinado a ser efímero".

Por otro lado, en Sumar, tras conocer el descalabro electoral, el portavoz del partido anunció que abrirían un periodo de reflexión para analizar las causas de la pérdida de apoyo electoral en este ciclo electoral (después de los comicios en Galicia, Euskadi y Cataluña).

La nueva formación también deberá desprenderse de la asociación del proyecto con la figura de Díaz, quien luego de ser propuesta por el exlíder de Podemos Pablo Iglesias como su sucesora al frente del espacio conformado por Unidas Podemos en 2021, inició un proceso para intentar unir a la izquierda alternativa al PSOE bajo la figura de Sumar, planteándolo como un frente amplio de fuerzas progresistas (sin ser una sopa de siglas) y del movimiento ciudadano.

En julio de 2022, Díaz anunció que llevaría a cabo un proceso de escucha para decidir si se convertiría en candidata y lideraría un nuevo espacio, aproximándose a formaciones independientes de Podemos como Más Madrid, Compromís, e involucrando a IU y 'comunes', pero generando fuertes tensiones con los morados.

Fue en abril del año pasado cuando en el polideportivo Antonio Magariños, anunció que se presentaría a las elecciones con Sumar respaldada por diversas fuerzas progresistas, pero dejando en claro la gran distancia con los morados, quienes no asistieron al evento y exigieron elecciones primarias abiertas.

El adelanto de las elecciones generales de julio apresuró la formación de la candidatura de coalición liderada por Díaz, lo que también generó una difícil negociación con sus aliados y aumentó la confrontación con Podemos, quienes denunciaron el veto a la exministra de Igualdad Irene Montero y posteriormente su exclusión del Gobierno tras acordar con el PSOE una coalición.

Desde que se convirtió en la principal figura de la izquierda alternativa al PSOE, la ministra de Trabajo tuvo que frenar la construcción orgánica de Sumar debido al ciclo electoral y tampoco logró pacificar el espacio, ya que las disputas con Podemos que exigían su autonomía dentro de la coalición finalmente llevaron a la ruptura con los morados a finales del año pasado.

En estas elecciones europeas, que Podemos planteó como una forma de medir la correlación de fuerzas, la formación resistió al conseguir dos escaños en su intento por renovarse para aspirar nuevamente a ser la fuerza dominante en la izquierda.