• martes 07 de febrero del 2023
728 x 90

Rusia convoca a la embajadora de Reino Unido por su supuesto papel en un ataque en el mar Negro

img

MADRID, 3 Nov.

El Gobierno de Rusia ha convocado este jueves a la embajadora de Reino Unido en Moscú, Deborah Bronnert, para mover su queja por el supuesto papel de la Armada británica en un ataque perpetrado contra la flota rusa en el mar Negro.

El Ministerio de Exteriores ruso indicó en un aviso que se ha movido a Bronnert una "estable queja" por la "participación activa de expertos militares británicos en el entrenamiento y distribución de entidades a las fuerzas de operaciones destacables de Ucrania, incluyendo el propósito de hacer operaciones marítimas de sabotaje".

"Se han movido hechos específicos sobre las ocupaciones de Londres", ha destacado, mientras que ha alertado de que "estas acciones confrontacionistas por la parte de Reino Unido suponen una amenaza de recrudecimiento de la situación y tienen la posibilidad de llevar a secuelas impredecibles y peligrosas".

Así, hizo hincapié en que "estas provocaciones hostiles son inaceptables" y ha solicitado a Londres "el objetivo inmediato de exactamente las mismas". "Si siguen estos actos de agresión, sumados a una participación directa en el enfrentamiento, toda la compromiso de las catastróficas secuelas y el incremento de las tensiones en las relaciones a dos bandas recae completamente sobre Reino Unido", explicó.

Moscú ha recordado que Londres y Kiev alcanzaron en el mes de septiembre de 2020 "un convenio para expandir el software de entrenamiento por la parte de instructores británicos a submarinistas militares ucranianos" y dijo que "a fines de 2020, las partes comenzaron a arrancar la Iniciativa de Entrenamiento Naval para el Mar Negro".

El Kremlin acusó el martes a las autoridades de Reino Unido de coordinar y perpetrar el sabotaje sufrido en el mes de septiembre por los gaseoductos Nord Stream, tal como de estar relacionado con un ataque sobre la flota rusa en el mar Negro, extremos los dos negados por el Gobierno británico.

Moscú mencionó al ataque en el mar Negro como razonamiento para suspender temporalmente el acuerdo suscrito para exportar grano desde Ucrania, entre los pocos acercamientos que hubo entre las partes desde el momento en que Putin lanzó la ofensiva militar el 24 de febrero y que se reanudó a lo largo de la día del miércoles.