• martes 04 de octubre del 2022
728 x 90

Rusia acusa a la ONU de alejarse sobre sus necesidades a fin de que visite la planta de Zaporiyia

img

Moscú admite que los combates son un inconveniente pero insiste a la Secretaría General que deje el viaje de un aparato del OIEA a fines de mes

MADRID, 14 Ago.

El prominente diplomático ruso Mijail Ulianov ha lamentado el distanciamiento que, a su comprender, está percibiendo en Naciones Unidas a lo largo de los últimos días sobre las necesidades de Moscú a fin de que visite la planta nuclear de Zaporiyia, en territorio ucraniano ocupado por fuerzas rusas, y ámbito de combates que podrían desembocar en una catástrofe, según la agencia nuclear de la ONU, el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA).

Moscú y Kiev llevan días acusándose mutuamente de publicar asaltos contra la central y las inmediaciones entre las observaciones lanzadas por el directivo del OIEA, Rafael Mariano Grossi, teóricamente el encargado de arrancar esta misión de observación y supervisión que la Secretaría General de la ONU, según Moscú, ha evitado aprobar por ahora por seguridad y inconvenientes de itinerario.

"El OIEA ha pedido asistencia para ordenar una misión, pero la ONU se mostró un poco distante sobre este tema", ha lamentado Ulianov, gerente persistente de Rusia frente a las Organizaciones Internacionales en Viena, epicentro frecuente de las diálogos nucleares entre las potencias mundiales.

"El papel de la ONU en un caso así se disminuye al hecho de que el departamento de Seguridad de la Secretaría debe ofrecer 'luz verde' para un viaje a una región problemática, pero todo lo demás es prerrogativa del OIEA", explicó en afirmaciones a la agencia rusa TASS.

"Pensamos que esta visita del OIEA no debe demorarse, sería bueno efectuarla a fines de agosto o principios de septiembre, pero no todo es dependiente de nosotros", ha añadido.

No obstante, Ulianov ha reconocido que el camino de Grossi es un tema "especial". El directivo general del OIEA podría viajar bajo protección rusa mediante la península de Crimea en el Mar Negro, que fue anexada por Moscú en 2014, pero Kiev lo percibiría como una afrenta.

"Estamos trabajando muy de cerca con la organización en el mes de mayo o julio y elaboramos la visita, pero Secretaría de la ONU la bloqueó en el último instante sin argumentar las causas", señaló el diplomático, quien consideró de cualquier manera como enorme escollo los permanentes combates en la región.

"No se puede enviar un aparato en todo el mundo bajo permanentes asaltos de artillería. Ese es el obstáculo primordial", ha reconocido. En este sentido, ha pedido a Ucrania que cese sus ocupaciones militares y "garantice la seguridad de los competidores en esta misión".

En un nuevo dardo contra Kiev, Ulianov lamentó que el OIEA "se abstiene de denominar a la parte culpable" y cree que "quizás, en el lapso de la misión, algo cambie para mejor en este sentido, en tanto que los especialistas de la organización van a poder ver lo que sucede allí".