Crónica España.

Crónica España.

Reynders destaca que la ley de la UE permite suspender casos de amnistía ante el TJUE

Reynders destaca que la ley de la UE permite suspender casos de amnistía ante el TJUE

El comisario de Justicia, Didier Reynders, ha destacado la importancia de la primacía del Derecho comunitario, asegurando que cualquier procedimiento nacional que se encuentre ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea será suspendido hasta que se emita un pronunciamiento por parte de la Justicia europea. Esto tendrá repercusiones prácticas en los casos que se vean afectados por la Ley de Amnistía una vez sea definitivamente aprobada.

En respuesta a una pregunta parlamentaria de Adrián Vázquez, jefe de la delegación de Ciudadanos en el Parlamento Europeo, Reynders explicó que el acuerdo entre el PSOE y Junts para eliminar una referencia en el Real Decreto sobre la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil también tendrá implicaciones en los casos de cuestiones prejudiciales al TJUE.

A pesar de que no se menciona explícitamente la Ley de Amnistía en la pregunta parlamentaria ni en la respuesta del comisario, Ciudadanos ha expresado su satisfacción al interpretar las palabras de Reynders como una garantía de que la normativa no se aplicará hasta que el TJUE se pronuncie al respecto.

Según Reynders, el Estatuto del TJUE establece que la presentación de una cuestión prejudicial suspende el procedimiento nacional correspondiente. Estas recomendaciones también están presentes en las directrices del Alto Tribunal europeo, que indican que la presentación de una petición de decisión prejudicial conlleva la suspensión del procedimiento nacional hasta que el TJUE emita un fallo.

El comisario resalta el principio de primacía del Derecho comunitario y subraya que este principio implica la suspensión del procedimiento nacional hasta que se pronuncie el TJUE, independientemente de lo que establezca la legislación nacional. Por lo tanto, el órgano jurisdiccional nacional debe dejar de aplicar cualquier normativa nacional que contradiga este principio, concluye Reynders en su respuesta a Ciudadanos.