Crónica España.

Crónica España.

Países árabes acusan a Israel de violar leyes internacionales en su ataque a Rafá.

Países árabes acusan a Israel de violar leyes internacionales en su ataque a Rafá.

El bombardeo ejecutado por Israel en un campamento de desplazados en Rafá ha generado un gran revuelo en la región de Oriente Próximo, con múltiples países condenando esta acción que ha dejado al menos 40 muertos y decenas de heridos. Estas autoridades han calificado el ataque como una nueva transgresión del Derecho Internacional por parte de Israel.

El Ministerio de Exteriores egipcio ha mostrado su firme condena hacia este "deliberado bombardeo" en Rafá, una ciudad ubicada en la frontera entre Gaza y Egipto. Esta acción ha provocado cientos de muertes y heridos entre palestinos desplazados, generando un profundo impacto en la comunidad internacional.

El Gobierno de Jordania también ha rechazado enérgicamente estos "atroces crímenes de guerra" perpetrados por Israel, considerándolos una grave violación de las normas del Derecho Internacional Humanitario. Exigen que se haga justicia y que los responsables sean llevados ante la Corte Internacional de Justicia.

Por su parte, Qatar ha reiterado su preocupación por la grave situación humanitaria en Gaza tras este bombardeo, insistiendo en que Israel debe detener los ataques militares y respetar las decisiones de la CIJ. Además, han alertado de que este atentado dificultará las negociaciones entre Israel y Hamás para un alto el fuego en Gaza.

El Ministerio de Exteriores de Kuwait se ha unido a las condenas, describiendo este bombardeo como un acto genocida contra los palestinos indefensos en Rafá. Exigen una intervención inmediata de la comunidad internacional para poner fin a estas atrocidades y hacer cumplir las decisiones internacionales pertinentes.

El Ejército de Israel ha admitido la autoría del bombardeo y ha justificado su acción, argumentando que el objetivo era un complejo de Hamás en Rafá donde se encontraban terroristas de alto rango. Sin embargo, han reconocido que personas no vinculadas con los terroristas resultaron heridas, lo que ha desatado una investigación para esclarecer lo sucedido.

El Gobierno controlado por Hamás en Gaza ha denunciado que las autoridades israelíes designaron estas zonas como seguras antes del bombardeo, lo que refuerza sus acusaciones de genocidio premeditado contra la población palestina. Este incidente ha intensificado la tensión en la región y ha reavivado el llamado a la comunidad internacional para que intervenga y ponga fin a la violencia en Gaza.