Crónica España.

Crónica España.

Organizaciones de consumidores aplauden la sanción sin precedentes a 4 aerolíneas de bajo coste por prácticas abusivas.

Organizaciones de consumidores aplauden la sanción sin precedentes a 4 aerolíneas de bajo coste por prácticas abusivas.

Las organizaciones de consumidores españolas han aplaudido la decisión del Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030 de imponer una multa de 150 millones de euros a las aerolíneas Ryanair, Easyjet, Vueling y Volotea por sus prácticas abusivas hacia los pasajeros.

Entre las sanciones impuestas se encuentran el cobro por la selección de asientos cuando se viaja con personas dependientes, como discapacitados y niños pequeños, y el asunto del equipaje de mano, clasificado como infracción muy grave.

Otras prácticas consideradas graves incluyen la prohibición del pago en metálico en la compra de billetes en los aeropuertos y la falta de transparencia en la información contractual sobre precios, dificultando la comparabilidad entre ofertas.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha expresado su satisfacción por las conclusiones alcanzadas por el Ministerio y espera que estas sanciones sirvan como ejemplo para otras autoridades europeas y compañías que realicen prácticas abusivas.

La OCU ha puesto en marcha una campaña para ayudar a los afectados a reclamar si han sido víctimas de cláusulas abusivas establecidas por las aerolíneas.

El Ministerio considera contrarias a la normativa de consumo prácticas como el cobro extra por la reserva de asientos contiguos para acompañar a personas dependientes y la exigencia de un sobrecoste por el transporte de equipaje de mano en cabina.

Facua también ha valorado de forma positiva esta acción como un hito en la protección de los derechos de los consumidores llevada a cabo desde el Ministerio de Pablo Bustinduy.

La multa más alta se ha impuesto a Ryanair, seguida por Vueling, EasyJet y Volotea, siendo las primeras sanciones aplicadas por la autoridad de Consumo del Gobierno de España desde mayo de 2022.

Estas sanciones representan los importes más altos impuestos por una autoridad de protección de los consumidores hasta la fecha, marcando un precedente en la defensa de los derechos de los usuarios.

Las organizaciones han argumentado que el cobro por el equipaje de mano vulnera tanto la legislación del sector aéreo como la de defensa de los consumidores, incumpliendo normativas establecidas en estos ámbitos.