• martes 04 de octubre del 2022
728 x 90

ONU Mujeres exhibe su "profunda preocupación" por la desaparición en Irán de Mahsa Amini y solicita una investigación "ecuánime"

img

MADRID, 23 Sep.

ONU Mujeres expresó este viernes su "profunda preocupación" por la desaparición de Mahsa Amini, una mujer iraní fallecida bajo custodia tras ser detenida por la 'policía de la ética' por llevar mal puesto el vuelo y ha pedido una investigación "ecuánime" por la parte de una autoridad sin dependencia.

"ONU Mujeres está intensamente preocupada y apenada por la desaparición en Irán de Mahsa Amini a los 22 años. Trasladamos nuestras sentidas condolencias a la familia. La muerte de cualquier joven, de cualquier mujer joven, es una catástrofe. Las situaciones que cubren a este hecho son una causa de especial preocupación", ha señalado el organismo en un aviso.

Así, dijo que, más allá de que "las causas y situaciones cerca de su muerte no están visibles", "lo que está claro es que fue detenida y tratada de una manera que viola los Derechos Humanos mucho más básicos". "El hecho destaca además de esto los abusos sufridos por mujeres y pequeñas en el mundo entero", ha valorado.

"En este contexto, nos hacemos eco del llamamiento de nuestros colegas en el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos para una investigación rápida, ecuánime y eficaz por la parte de una autoridad competente sin dependencia", ha manifestado.

Amini, de 22 años y integrante de la minoría kurda iraní, fue detenida el 13 de septiembre en Teherán por vestir de manera indebida y murió tres días tras caer en coma tras desmayarse en un centro de detención, en la mitad de demandas sobre torturas y pésimos tratos.

El fallecimiento de Amini ha desencadenado unas manifestaciones en el país que se han saldado con cuando menos 17 fallecidos, según la cadena de televisión iraní Al Alam, más allá de que la organización no del gobierno Iran Human Rights (IHR) ha asegurado que cuando menos 31 civiles han fallecido gracias a la opresión.

La Policía de Teherán salió el primer día de la semana al paso de la polémica y aseguró que la desaparición de Amini fue un "hecho poco afortunado", al tiempo que el presidente iraní, Ebrahim Raisi, charló el domingo por teléfono con la familia y prometió una investigación meticulosa para aclarar lo ocurrido.