Crónica España.

Crónica España.

Netanyahu se niega a aceptar pacto que mantenga a Hamás en libertad.

Netanyahu se niega a aceptar pacto que mantenga a Hamás en libertad.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha dejado en claro su postura al rechazar tanto las movilizaciones para exigir un acuerdo como las peticiones de iniciar de inmediato la ofensiva sobre Rafá en Gaza. Netanyahu ha hecho hincapié en que Israel no aceptará un acuerdo que termine la guerra pero deje intacto al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), siendo este uno de los principales objetivos de la actual ofensiva militar en la Franja de Gaza.

MADRID, 5 de mayo.

Netanyahu ha destacado la disposición de Israel para lograr un acuerdo y ha recordado que Estados Unidos considera la última propuesta como "generosa". Sin embargo, ha expresado que Israel no puede aceptar el cese de la guerra si esto implica mantener a Hamás intacto, argumentando que sería una amenaza constante para la seguridad de los ciudadanos israelíes.

El primer ministro ha enfatizado que rendirse ante las demandas de Hamás sería una victoria para el grupo extremista y sus aliados, y solo aumentaría las posibilidades de un conflicto futuro. Haciendo referencia al sacrificio de héroes y heroínas israelíes, Netanyahu ha afirmado que Israel continuará luchando hasta lograr todos sus objetivos.

Además, Netanyahu ha rechazado las informaciones que perjudican las negociaciones y provocan sufrimiento innecesario a las familias de los rehenes, señalando que es Hamás quien impide su liberación. En respuesta a las manifestaciones a favor de un acuerdo y las críticas de los partidos de ultraderecha que integran su coalición, el primer ministro ha dejado claro que tomará las decisiones en base a lo que considere mejor para Israel, sin ceder a presiones o demandas externas.

Por último, Netanyahu ha asegurado que Israel seguirá trabajando para eliminar a Hamás, a pesar de posibles retrasos, y ha subrayado la importancia de la unidad en el Consejo de Ministros para lograr este objetivo. A pesar de las críticas y presiones, el primer ministro israelí se mantiene firme en su postura de no detener la ofensiva hasta alcanzar la victoria.