Crónica España.

Crónica España.

Multitud exige la renuncia de Netanyahu en Jerusalén en una histórica manifestación

Multitud exige la renuncia de Netanyahu en Jerusalén en una histórica manifestación

Un grupo de manifestantes planea acampar frente a la Knesset durante cuatro días como parte de una "semana nacional de protesta" que cuenta con el respaldo de familiares de rehenes.

MADRID, 31 Mar.

Más de 100.000 personas, según cifras proporcionadas por los organizadores, se han unido este domingo en Jerusalén en lo que se ha convertido en la mayor movilización en contra del Gobierno de Benjamin Netanyahu desde los recientes ataques provenientes de la Franja de Gaza el 7 de octubre, marcando así el inicio de una "semana nacional de protesta" convocada por la oposición.

La marcha principal ha sido acompañada por otras manifestaciones más pequeñas en diversas partes de la ciudad, con el objetivo de establecer un campamento, una "ciudad de tiendas de campaña", frente a la Knesset, el Parlamento israelí, con la demanda de elecciones anticipadas.

Una novedad destacada es la participación de familias de rehenes secuestrados en Gaza en la protesta, considerando a Netanyahu como un obstáculo para un acuerdo de intercambio. Uno de los portavoces de estas familias, Eli Albag, cuya hija Liri se encuentra en manos de Hamás, ha expresado que dejarán de asistir a las concentraciones en la Plaza de los Rehenes de Tel Aviv para unirse a las manifestaciones en contra del primer ministro.

"Este será nuestro último shabbat aquí. A partir de ahora estaremos en las calles. Es hora de apagar las luces", afirmó Albag durante la concentración del sábado. "Las marchas han terminado. Las protestas están comenzando", ha escrito en redes sociales el portavoz del Foro de las Familias de los Rehenes y de los Desaparecidos, Haim Rubinstein.

Los participantes han coreado consignas como "¡Elecciones ya!" y el recurrente lema contra Netanyahu: "Eres un líder, eres culpable". En la marcha estuvieron presentes líderes del partido Yesh Atid, del Partido Laborista y de la confederación de sindicatos Histadrut.

La Policía desplegó fuerzas antidisturbios y caballería, enfrentándose a los manifestantes en la avenida Begin, donde utilizaron cargas y sustancias malolientes para dispersar a la multitud.

El líder de la oposición, Yair Lapid, del partido Yesh Atid, se unió a la marcha. "Cada persona que ocupa un cargo en el Gobierno tiene parte de la responsabilidad. Cada ministro que no renuncia, cada diputado que no vota en contra del Gobierno, no nos ayuda a traer de vuelta a casa a nuestros seres queridos, tiene parte de la responsabilidad", afirmó.

Lapid enfatizó que Netanyahu cree que la convocatoria de elecciones paralizaría a Israel, pero "ya está paralizado". "La guerra con Hamás está paralizada. El acuerdo por los rehenes está paralizado. El norte está paralizado y, en particular, el Gobierno está paralizado por tu liderazgo. Has fracasado", señaló.

Los manifestantes planean mantener el campamento por al menos cuatro días y han convocado una gran manifestación diaria a las 19.00 horas durante la próxima semana. También habrá concentraciones frente a las residencias de los diputados de la coalición que respaldan a Netanyahu.

La semana de protestas concluirá el sábado 6 de abril con una gran manifestación en la calle Kaplan y la Plaza de los Secuestrados de Tel Aviv para recordar los seis meses de los ataques de las milicias palestinas en Gaza y el inicio del secuestro de más de un centenar de rehenes que permanecen en el enclave.

Este domingo también se produjeron protestas de la oposición en el barrio ultraortodoxo de Mea Sharim, en el norte de Jerusalén. Los manifestantes convocados por el grupo Hermanos y Hermanas de Armas marcharon con banderas israelíes para demandar igualdad en el reclutamiento, ya que los estudiantes de las escuelas talmúdicas están exentos del servicio militar. Vecinos de la zona lanzaron huevos a los manifestantes y los llamaron "nazis".

"¡Moriremos antes que alistarnos!", gritó uno de los ultraortodoxos. La Policía intervino ante los conatos de violencia y uno de los ultraortodoxos fue detenido.