Crónica España.

Crónica España.

Montero pone en duda la capacidad de Feijóo para liderar las negociaciones sobre financiación y aboga por hacerlo en las Cortes.

Montero pone en duda la capacidad de Feijóo para liderar las negociaciones sobre financiación y aboga por hacerlo en las Cortes.

El liderazgo de Alberto Núñez Feijóo ha sido cuestionado por la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, en relación a las negociaciones sobre la reforma de la financiación autonómica. Montero ha destacado la importancia de llegar a un acuerdo en las Cortes Generales, argumentando que son los grupos políticos y no los territorios los que votan por el nuevo modelo.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, Montero ha respondido a preguntas de diputados del PP como Elías Bendodo y Juan Bravo, quienes han presentado sus demandas para la reforma del sistema de financiación autonómica. Han rechazado un trato especial para Cataluña y han instado a la ministra a convocar al Consejo de Política Fiscal y la Conferencia de Presidentes para abordar el tema de manera conjunta.

Los dirigentes del PP han recordado las palabras de Montero cuando era consejera de Hacienda en Andalucía, defendiendo la importancia de negociar el sistema de financiación autonómica de forma bilateral y rechazando la idea de Agencias Tributarias en regiones como Cataluña.

Por su parte, la ministra Montero ha destacado los recursos destinados a las comunidades autónomas desde la llegada de Sánchez al gobierno, al mismo tiempo que ha pedido un acuerdo con el PP para la reforma del modelo.

Montero ha instado a alejar las posturas extremas de las comunidades autónomas y ha insistido en que el acuerdo debe ser ratificado en las Cortes Generales a través de una ley, a pesar de que pueda debatirse también en instancias multilaterales como el Consejo de Política Fiscal.

En este sentido, ha planteado la pregunta sobre si el PP tiene la capacidad de liderazgo para llegar a un acuerdo con el PSOE, recordando una propuesta anterior del Gobierno que priorizaba el criterio de población ajustada.