Crónica España.

Crónica España.

Moncloa confía en superar al PP en las elecciones europeas: "Estamos remontando".

Moncloa confía en superar al PP en las elecciones europeas:

El Gobierno considera que el caso que afecta a Begoña Gómez no será suficiente para revertir esta tendencia positiva

MADRID, 31 May.

El ala socialista del Gobierno se muestra optimista con el transcurso de la campaña electoral de las elecciones europeas del 9 de junio que ya alcanza su ecuador y están convencidos de que en las últimas semanas han experimentado una tendencia al alza que les hace pensar en una victoria que hasta hace bien poco parecía lejana.

"Estamos remontando", sostienen fuentes de Moncloa, convencidas de que pueden ser primera fuerza política y superar al Partido Popular que lidera las encuestas desde hace meses. El mensaje se ha instalado tanto en el Gobierno como en la dirección del PSOE, que ya está volcada en echar el resto en la recta final de la campaña y consumar una remontada que supondría un balón de oxígeno al Ejecutivo y dejaría tocado al líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo.

En el entorno del presidente se muestran satisfechos con el curso que ha seguido la campaña hasta el momento y consideran que han sido capaces de marcar la agenda y que se hable de los temas que a ellos les interesaba. En la semana que queda por delante hasta la votación, Sánchez va a redoblar su presencia en mítines para reforzar los mensajes y arropar a la cabeza de lista, Teresa Ribera.

El principal escollo que han encontrado, la noticia de que la mujer del presidente, Begoña Gómez, está formalmente "investigada" por un presunto caso de corrupción, esperan que sea insuficiente para voltear esta tendencia, según indican otras fuentes del Gobierno de primer nivel.

Esas sensaciones positivas se basan en los trackings que manejan en La Moncloa y en la cúpula del partido y se han trasladado a las palabras de Sánchez, que ya ha empezado a hablar abiertamente de "remontada".

Dio alguna pista en la sesión de control al Gobierno de este miércoles, en la que Feijóo le espetó que "La Moncloa está investigada por corrupción", y le echó en cara que sabía que su esposa estaba oficialmente investigada antes de enviar su carta a la ciudadanía en la que anunciaba unos días para reflexionar sobre su continuidad al frente del Gobierno.

Sánchez replicó acusándole de seguir "chapoteando en el fango" y se mostró convencido de que los 'populares' "volverán a perder las elecciones", según lanzó a Feijóo. Al día siguiente, en un mitin de campaña en Vizcaya, fue más preciso y vaticinó que los socialistas quedarán en primera posición el 9 de junio. "Yo veo que hay remontada, veo que vamos a ganar las elecciones y que el PSOE va a ser la primera fuerza", señaló.

En esta misma línea, distintas fuentes de Moncloa y Ferraz afirman que los trackings que manejan son muy positivos y reflejan una tendencia clara: los socialistas suben y los 'populares' bajan, de modo que la diferencia entre ambos se reduce cada vez más.

El PSOE planteó las elecciones europeas como un "plebiscito" a Feijóo y su liderazgo en el PP, que sigue encabezando todas las encuestas excepto las del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que es el único que sitúa en cabeza al PSOE con una ventaja amplia.

Consideran que si Feijóo no logra ganar, tendrá muy difícil seguir al frente del PP porque sus propios compañeros de partido no le permitirán un resultado desfavorable, después de que en las generales del 23 de julio no fuera capaz de sumar mayoría suficiente para gobernar a pesar de ser la fuerza más votada.

Además, los socialistas plantearon una campaña en el que uno de los mensajes principales es la alerta ante el previsible ascenso de las fuerzas de ultraderecha que a su juicio pone en riesgo los valores y el proyecto europeo.

Los acontecimientos de las últimas semanas ayudaron a trasladar ese mensaje, especialmente el conflicto con el presidente de Argentina, Javier Milei --por llamar "corrupta" a Begoña Gómez-- al que Pedro Sánchez sitúa en la "internacional ultraderechista" en la que también ubica a Vox.

Al conflicto diplomático con Argentina siguió otro con Israel después de que esta misma semana, en plena campaña electoral, el Consejo de Ministros hiciese oficial el reconocimiento de Palestina como Estado. El Gobierno considera que es una posición compartida por su electorado y por buena parte de la sociedad española y también lo ha trasladado a sus discursos.

De hecho, después de que el líder de Vox Santiago Abascal viajase a Israel para reunirse con Netanyahu, justo después del reconocimiento de Palestina por parte del Gobierno español, Sánchez elevó el tono y acusó a Abascal de animar al líder israelí a "continuar con la masacre y los bombardeos indiscriminados a la población de Gaza".

Otro de los temas que se ha colado en la campaña es la Ley de Amnistía, aprobada definitivamente en el Congreso este jueves, en un tenso pleno donde algunos diputados de la oposición acusaron de "traidores" y "corruptos" a los miembros del Gobierno.

Sin embargo, fuentes del Ejecutivo consideran que este tema está ya "amortizado" y no les genera desgaste electoral. Es más, después de las elecciones autonómicas en Cataluña del pasado 12 de mayo sienten que la sociedad catalana ha respaldado ampliamente esta medida y han decidido tomar la iniciativa y defender la amnistía en mítines en toda España, incluso en territorios donde el rechazo a la amnistía es mucho mayor.

En el Gobierno piensan que es un tema superado y que el debate interno ya ha pasado, pero podría volver a brotar ahora, después de que el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García Page, principal voz crítica dentro del PSOE, haya iniciado los trámites para recurrir la Ley de Amnistía ante el Tribunal Constitucional, igual que harán los presidentes autonómicos del PP.