• martes 04 de octubre del 2022
728 x 90

Marlaska y la comisaria de Interior visitan mañana Rabat, un par de semanas tras la desaparición de migrantes en Melilla

img

MADRID, 7 Jul.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, acompaña mañana a la comisaria europea para Asuntos de Interior, Ylva Johansson, en su viaje a Rabat para entrevistarse con el titular de este materia de Marruecos, Abdelouafi Laftit, una cita que se festeja un par de semanas tras el salto a la valla de Melilla en el que fallecieron cuando menos 23 migrantes.

En el enfrentamiento en el Parlamento Europeo basado en los hechos sucedidos el pasado 24 de junio en Melilla, la comisaria Johansson consideró prioritario abrir una investigación que constituya los hechos que cubren la desaparición de los migrantes, al indicar que es "inaceptable" tanto que fallezcan personas en las fronteras de la Unión Europea como que estas sean asaltadas de manera beligerante.

Fuentes de Interior consultadas por Europa Press afirman que la asamblea se enmarcan en la necesidad de proseguir incrementando la colaboración con Marruecos en materia migratoria, tras abrir una "novedosa etapa" hispano-marroquí tras el respaldo al plan alauí para el Sáhara Occidental, lo que ha animado el enfado de Argelia.

Grande-Marlaska y Laftit ahora escenificaron el 15 de junio en Madrid las buenas relaciones a dos bandas en una asamblea donde coincidieron en poner énfasis la "increíble tarea" conjunta para realizar en frente de los flujos migratorios o para ordenar la Operación Paso del Estrecho (OPE), retomada tras la Covid-19, de la misma el tránsito por las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla, si bien con limitaciones y quedando atentos las prometidas aduanas.

El ministro español, además de esto, ha acompañado de antemano a la comisaria Johansson en viajes a Canarias o Mauritania centrados en la necesidad de colaborar con los países de origen y tránsito de las sendas migratorias.

El pasado lunes, Grande-Marlaska repitió que lamentaba las muertes de migrantes en Melilla, pero insistiendo en que ningún país democrático podía permitir "ataques violentos". También recordó que el episodio vivido en la localidad autónoma el 24 de junio dejó 60 guardas civiles y 140 gendarmes marroquíes heridos.

El ministro evitó contestar si había gendarmes del país vecino muertos, como sí logró la semana anterior en una entrevista el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que se criticó por el hecho de que horas tras el hecho elogió que había sido bien resuelto por las policías de los dos países.

Grande-Marlaska tampoco dijo si está a favor de que, como le solicitan múltiples asociados parlamentarios, se publiquen las imágenes grabadas del hecho en el perímetro fronterizo.

"Se ha actuado en todo instante atendiendo a los factores legales, nacionales y también de todo el mundo, en temas de protección de derechos y libertades escenciales, con la proporcionalidad y adecuación a la situación específica y en esos términos", apuntó Grande-Marlaska. La actuación ha animado la apertura de indagaciones de la Fiscalía y el Defensor del Pueblo en España.