Crónica España.

Crónica España.

Los partidos conservadores, socialistas y liberales se unen en la Eurocámara a pesar de la creciente influencia de la ultraderecha

Los partidos conservadores, socialistas y liberales se unen en la Eurocámara a pesar de la creciente influencia de la ultraderecha

El aumento de las fuerzas de ultraderecha en el Parlamento Europeo tras las elecciones celebradas este domingo no ha logrado frenar la mayoría proeuropea que se espera se mantenga, según los primeros resultados oficiales publicados por la Eurocámara. El Partido Popular Europeo (PPE) ha ganado con 191 escaños, seguido por los Socialistas y Demócratas (S&D) con 135 y los Liberales (Renew) con 83.

Los 'populares', socialistas y liberales sumarán 409 escaños de los 720 en juego, lo que les otorga una mayoría suficiente para reeditar la coalición que formaron en la legislatura anterior y permitió la elección de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea.

Von der Leyen ha ofrecido su mano a socialistas y liberales para reeditar la alianza y buscar su reelección en Bruselas, aunque formalmente será el Gobierno alemán quien proponga a la presidenta comunitaria. La coalición dependerá en gran medida del PPE, que ha mejorado su posición con 191 escaños, mientras que los socialistas y liberales han perdido representación en comparación con la legislatura anterior.

Los Verdes también han sufrido una caída en su representación, quedándose con 53 escaños. Mientras tanto, las fuerzas de ultraderecha han aumentado su presencia en el Parlamento Europeo, asegurando al menos 128 escaños con Conservadores y Reformistas, Identidad y Democracia, y otros partidos expulsados de sus grupos naturales en la legislatura anterior.

Las fuerzas radicales han ganado terreno en varios países europeos, como Italia, Alemania, Austria, Francia y Bélgica, lo que ha generado cambios políticos significativos en algunos de ellos. El nuevo Parlamento Europeo celebrará su sesión inaugural el próximo 16 de julio, donde se someterá a votación la candidatura para presidir la institución, mientras que los líderes de la UE negociarán el reparto de los altos cargos de la UE en las próximas semanas.