• martes 07 de febrero del 2023
728 x 90

Los fiscales del 'procés' solicitan al Supremo que sostenga la condena a 13 años de inhabilitación a Junqueras

img

Atraen liquidar las condenas a los cinco condenados que lo fueron solo por el delito de sedición

Los fiscales del 'procés' han pedido este miércoles al tribunal que juzgó a 1-O que sostenga la condena a 13 años de inhabilitación para el ex- vicepresidente catalán Oriol Junqueras, en el contexto de la revisión que los jueces de la Sala de lo Penal del Supremo tienen que hacer de esta sentencia gracias a la reforma penal que derogó la sedición y alteró la malversación.

En su escrito de alegaciones, al que tuvo ingreso Europa Press, los fiscales solicitan de forma directa no comprobar de ninguna manera las condenas impuestas a Junqueras (13 años de prisión y también inhabilitación), Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa (12 años de prisión y también inhabilitación) por delitos de malversación y sedición.

En cambio, en relación a los cinco condenados que lo fueron solo por sedición --Carme Forcadell (11 años y 6 meses), Joaquim Forn, Josep Rull (diez años y 6 meses), Jordi Sànchez y Jordi Cuixart (9 años)-- sí solicita rebajas.

De esta manera, atraen 9 años y 2 meses de inhabilitación para Forcadell (7 años y 6 meses de inhabilitación absoluta por el delito de desórdenes públicos, y 1 año y 8 meses de inhabilitación particular para empleo o cargo público por el delito de desobediencia).

Para, Forn y Rull piden una lástima de 8 años y 2 meses de inhabilitación (6 años y 6 meses de inhabilitación absoluta por el delito de desórdenes públicos, y 1 año y 8 meses de inhabilitación particular para empleo o cargo público por el delito de desobediencia).

Y, para Sànchez y Cuixart, los fiscales José Zaragoza, Consuelo Madrigal, Fidel Cadena y Jaime Moreno demandan una lástima de 5 años de inhabilitación particular para empleo o cargo público por el delito de desórdenes públicos.

Los fiscales comentan que "la sedición como delito complejo englobaba y absorbía en su injusto habitual tanto la fuerza y crueldad que fueron usadas, como los desórdenes públicos y el incumplimiento de las resoluciones judiciales", con lo que afirman que "su derogación no piensa una despenalización".

"La consecuencia no puede ser otra que un nuevo juicio de tipicidad, en forma de 'resurrección o vuelta a la vida' de los preceptos preteridos, a través de la app de esos tipos penales menos graves que no se aplicaron por la absorción en el tipo penal mucho más grave y complejo de la sedición", razonan.