• sbado 24 de septiembre del 2022
728 x 90

Lesmes pondera convocar un nuevo Pleno del CGPJ el 3 de octubre para favorecer el acuerdo sobre el TC

img

Las negociaciones entre conservadores y progresistas quedaron aplazadas hasta la visita de Reynders

MADRID, 21 Sep.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo (TS), Carlos Lesmes, ha movido a múltiples vocales su intención de convocar un nuevo Pleno el próximo 3 de octubre con el propósito de que lo utilicen para denominar ahora los 2 jueces del Tribunal Constitucional (TC) que les toca, una vez que la segunda ronda de negociaciones fracasase este miércoles.

Las fuentes del órgano de gobierno de los jueces consultadas por Europa Press indican, según ha adelantado 'ABC', que Lesmes ha comunicado a ciertos vocales que, si no aprovechan el Pleno ordinario ahora fijado para el próximo 29 de septiembre, podría convocar otro el 3 de octubre.

No obstante, exactamente las mismas fuentes resaltan que dado que se celebre un Pleno increíble no supone que el acuerdo vaya a conseguirse pues la clave todavía es concitar el bastante consenso entre ámbas ánimas del CGPJ --progresista y conservadora-- para sumar los 12 votos que hacen falta de los 19 en juego.

En el Pleno que sucedió el pasado 8 de septiembre, convocado de manera expresa a fin de que se efectuaran estos nombramientos --si bien sin éxito--, los vocales acordaron que no volverían a reunirse todos hasta el momento en que no hubiese 2 aspirantes claros, algo que aún semeja lejano.

A ello se aúna la observación lanzada por Lesmes un día antes, a lo largo de la apertura del curso judicial, en el momento en que informó de que se encontraba presto a renunciar en "semanas" si no se desbloqueaba la renovación del CGPJ. Eso sí, añadió que no se iría hasta dejar los nombramientos para el TC encarrilados.

Este último movimiento por la parte de la cabeza del Poder Judicial, marcando novedosa fecha en el calendario, se ha producido horas una vez que la segunda asamblea entre los interlocutores conservadores y progresistas acabara sin acuerdo.

Los negociadores de los dos campos han afirmado "el mucho más estable deber de realizar las competencias propias del Consejo" para efectuar estos nombramientos, tal como su coincidencia "en la necesidad de conseguir extensas mayorías" para designarlos.

Sin embargo, el ala progresista puso de manifiesto que hay "una diferencia en lo que se refiere a los tiempos" pues ellos han propuesto cerrar el acuerdo "en el período mucho más corto viable", de cara al Pleno del día 29, pero sus colegas conservadores contestaron que no piensan que se logre llegar a esa fecha.

La parte conservadora ha esgrimido que todavía carecen de una lista de aspirantes, pues afirman que ningún magistrado del Tribunal Supremo se les ha brindado para ir al TC, al paso que los vocales progresistas ahora pusieron encima de la mesa nueve nombres, entre ellos el de Pablo Lucas, el juez solicitado de supervisar al CNI.

Pese a ello, los vocales conservadores se han mencionado desde adentro para el 28 de septiembre, justo antes que el comisario de Justicia de la Unión Europea, Didier Reynders, empiece su visita de un par de días a España.

Las citadas fuentes señalan que la corriente conservadora confía en que Reynders consigua desatascar las negociaciones en torno al Poder Judicial. Por ejemplo, con un convenio global que abarque las renovaciones tanto del CGPJ (que transporta prácticamente 4 años caducado) como del TC, concretan.

El propio Reynders ha dicho el martes en afirmaciones a la prensa que a lo largo de su estancia en España podría no ponerse un límite únicamente a soliciar diálogo entra las fuerzas políticas a fin de que pacten la renovación del CGPJ sino más bien implicarse de forma directa.

Una las intranquilidades de la corriente conservadora es la situación de colapso donde quedaría el TS si los 2 jueces seleccionados para el Constitucional van del Supremo mientras que el CGPJ prosigue sin poder contemplar las vacantes generadas en la cúpula judicial.

Varias salas del TS están ahora en una situación límite gracias a la reforma legal impulsada por el Gobierno que desde marzo de 2021 prohíbe a un CGPJ en funcionalidades --como el presente-- efectuar nombramientos discrecionales en los altos tribunales.

El Ejecutivo fomentó una segunda reforma, aprobada el pasado julio, para devolver al Consejo su aptitud de efectuar nombramientos pero solo para escoger a sus 2 aspirantes al Constitucional y llevarlo a cabo antes del 13 de septiembre, fecha superada que de todos modos desde parte importante del CGPJ se vio siempre y en todo momento como orientativa.

El inconveniente de fondo es que el 12 de junio venció el orden del presidente del TC, Pedro González-Trevijano, del vicepresidente Juan Antonio Xiol y de Antonio Narváez y Santiago Martínez-Vares, los 4 jueces que forman el tercio que la Constitución ocupa actualizar a Gobierno y CGPJ, con 2 cada uno de ellos.

En un principio, el Gobierno deslizó la oportunidad de llevar a cabo sus nombramientos sin aguardar al CGPJ, más allá de que las fuentes jurídicas preguntadas por Europa Press lanzan inquietudes sobre la oportunidad legal de que los 2 solicitantes del Ejecutivo logren tomar posesión sin la dupla del Consejo.

La ministra de Justicia, Pilar Llop, aseguró la semana anterior que Moncloa, "como resulta lógico", aguardará a que el CGPJ tenga sus 2 aspirantes para acometer la renovación parcial del TC, más allá de que rehusó determinar hasta cuándo está preparada para aguardar.