Crónica España.

Crónica España.

Las elecciones europeas marcarán el comienzo de un nuevo enfoque en la dirección de la UE.

Las elecciones europeas marcarán el comienzo de un nuevo enfoque en la dirección de la UE.

En una noche de grandes expectativas, las elecciones europeas revelarán un cambio en el panorama político de la Unión Europea, con un probable triunfo de la derecha y un aumento de los movimientos populistas y extremistas. A su vez, darán inicio a las negociaciones entre los países miembros para decidir la distribución de los principales cargos en las instituciones comunitarias, como la Comisión Europea, el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo.

Los resultados de las urnas darán paso a la constitución de la nueva Eurocámara el 16 de julio, donde se elegirá al presidente de la institución y a las 14 vicepresidencias. Se espera que los gobiernos acuerden previamente los nombres para asegurar un equilibrio político, geográfico y de género en los altos cargos de la UE.

El partido de centro derecha busca mantener a su candidata alemana, Ursula von der Leyen, al frente de la Comisión Europea, lo que influirá en la elección del presidente del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo. Los líderes europeos se reunirán en Bruselas para acordar las bases del reparto, dejando la concreción de los nombres de los nuevos 'top jobs' para otra cumbre formal más adelante.

El calendario electoral podría adelantarse, permitiendo la votación del presidente de la Comisión Europea en la sesión constitutiva de julio si hay un respaldo sólido en el Parlamento. Las negociaciones para la formación de los grupos políticos en la Eurocámara comenzarán pronto, reflejando la fragmentación política que se espera tras los comicios.

Cada grupo parlamentario necesita un mínimo de miembros y representación en al menos una cuarta parte de los Estados miembro. Aquellos eurodiputados que no se unan a ningún grupo formarán parte de los 'no inscritos', como fue el caso reciente de AfD y de partidos como Fidesz. La votación para la presidencia de la Comisión Europea requerirá el respaldo de la mayoría absoluta del Parlamento.

El nuevo Ejecutivo comunitario no empezará a funcionar hasta finales de octubre o principios de noviembre, una vez que los comisarios hayan sido aprobados por las comisiones parlamentarias. En definitiva, las elecciones europeas marcarán el inicio de una nueva etapa política en la Unión Europea, con cambios y desafíos por delante.