• martes 04 de octubre del 2022
728 x 90

¡La tensión se palpa en el ámbito! Ana María Aldón y José Ortega Cano, mucho más distantes y fríos que jamás

img

   MADRID, 22 Sep. (CHANCE) -

    No son días simples para José Ortega Cano. Las polémicas se le amontonan y, a su grave crisis con Ana María Aldón y a las solicitudes que prepara contra Rocío Carrasco y Kiko Jiménez por sus afirmaciones sobre él en televisión, se aúna en este momento la intervención directamente en 'Sálvame' de Conchi Ortega, que no ha dudado en recibir en su casa a Jorge Javier Vázquez, entre los azotes televisivos del torero, y derrochar simpatía con el software al que su hermano culpa de bastante de sus males.

   Un instante que Ortega Cano prefirió no ver directamente, abandonando su casa precipitadamente mientras que Conchi intercambiaba gracietas con el presentador en su salón. Derrotado, el diestro ponía con rumbo a unas pistas de pádel próximas a su hogar acompañado por su cuñado Aniceto y su sobrino Chema, refugiándose en el deporte para sobrellevar este especial instante personal.

    Minutos después era Ana María Aldón la que llegaba al rincón con su hijo José María, escenificando que las cosas en el matrimonio están peor que jamás y que su relación es nula más allá de que prosiguen viviendo bajo exactamente el mismo techo.

    Y es que en vez de bajarse con el pequeño y también canjear ciertas expresiones con su marido - visiblemene hundido tras la polémica actitud de su hermana Conchi - la gaditana dejaba al niño con su padre y arrancaba su vehículo, sin canjear ni solo una palabra con Ortega Cano, con el que la tensión es mucho más que visible.

    Una hora después, y tras darlo todo en la pista probando que su estado de salud no es tan especial como varios afirman, el torero retornaba a su hogar, guardando silencio tanto sobre su viable separación de Ana María Aldón - que semeja un hecho si bien ellos no confirmen ni desmienten - como sobre la intervención de su hermana Conchi en 'Sálvame'.