Crónica España.

Crónica España.

La OCU insta a igualar movilidad urbana sin importar ingresos.

La OCU insta a igualar movilidad urbana sin importar ingresos.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha hecho un llamado a la Administración pública para implementar medidas que permitan una movilidad en las ciudades más igualitaria, independientemente del nivel adquisitivo de los ciudadanos.

En su comunicado, la organización sugiere, entre otras medidas, fomentar el renting accesible de coches eléctricos urbanos para personas con bajos recursos que necesitan un vehículo pero no pueden costear uno nuevo.

Además, solicita la ampliación de ayudas para la compra de vehículos nuevos con bajas emisiones, considerando también a los ciudadanos más desfavorecidos. De igual manera, propone extender las ayudas del Plan Moves a coches de segunda mano con etiqueta Cero Emisiones que tengan más de 12 meses.

La OCU critica el aumento de los precios de los coches, que dificulta a muchos usuarios reemplazar un vehículo sin etiqueta por uno nuevo, necesario para entrar en la ciudad por razones laborales o familiares.

Por tanto, la organización enfatiza la necesidad de ayudas directas que no requieran largas esperas para ser recibidas, como sucede en la actualidad.

Entre las otras propuestas incluidas en el comunicado, se destaca la ampliación de redes de puntos de recarga para coches eléctricos, la implementación de un sistema de pago único y la instalación de cargadores lentos en zonas urbanas para aquellos sin estacionamiento propio.

Asimismo, se insta a promover el transporte público de manera activa, con una extensa red de carriles bici protegidos y conectados, así como la peatonalización de zonas históricas y comerciales, y una mayor intermodalidad entre diferentes medios de transporte.

Por otro lado, la OCU recuerda la creación de etiquetas ambientales por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT) hace una década, con el objetivo de diferenciar vehículos según su nivel de contaminación.

La organización considera que estas etiquetas condicionan el acceso a las ciudades debido a las restricciones en las Zonas de bajas Emisiones (ZBE) y exige que se basen en la contaminación real de los vehículos y no en el tipo de motor.

La OCU ejemplifica situaciones contradictorias, como la presencia de etiquetas ecológicas en vehículos de alto consumo como el Mercedes GLS 600 4 Matic mild hybrid o el BMW X5 M Competición mild hybrid, mientras que un automóvil de bajo consumo como el Toyota Aygo X Cross recibe una etiqueta C por usar gasolina.

En conclusión, la OCU señala la incongruencia de permitir la entrada a ciertas zonas a autos de alto consumo con etiqueta ecológica, mientras se restringe el acceso a vehículos de menor impacto ambiental por su etiquetado.