Crónica España.

Crónica España.

La OCDE revela que los países desarrollados destinaron más de 100 mil millones a financiación climática en 2022.

La OCDE revela que los países desarrollados destinaron más de 100 mil millones a financiación climática en 2022.

En un informe publicado el miércoles 29 de mayo por la OCDE, se reveló que los países desarrollados lograron movilizar 106.900 millones de euros en financiación climática en 2022, superando así por primera vez su objetivo anual de 92.200 millones de euros. Este aumento significativo del 30% en comparación con 2021, muestra el compromiso de estos países en la lucha contra el cambio climático.

Este logro se produce un año antes de lo proyectado por la OCDE, aunque dos años más tarde de la fecha objetivo inicial de 2020. El informe, titulado 'El financiamiento climático proporcionado y movilizado por los países desarrollados en 2013-2022', es la séptima evaluación realizada por el organismo sobre el progreso hacia el objetivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de movilizar fondos para ayudar a los países en desarrollo a enfrentar el cambio climático.

En un principio, se acordó movilizar 92.200 millones de euros al año para 2020, extendiendo posteriormente este compromiso hasta 2025. Paralelamente, se están llevando a cabo discusiones en la CMNUCC para establecer un Nuevo Objetivo Colectivo Cuantificado sobre financiamiento climático después de 2025, teniendo en cuenta las necesidades de los países en desarrollo y el panorama económico global en constante cambio.

El informe destaca que los fondos públicos representan el 80% de la financiación climática total, con un aumento significativo del 226% desde 2013. Aunque la financiación pública mostró un crecimiento notable en 2022, la financiación privada también experimentó un aumento del 52%, alcanzando los 20.200 millones de euros ese año después de varios años de estancamiento.

Además, la financiación climática destinada a acciones de adaptación también experimentó un aumento considerable, llegando a los 29.800 millones de euros en 2022, tres veces más que en 2016. A pesar de que los préstamos continúan siendo la principal forma de financiamiento público para el clima, se observa un aumento en la prioridad dada a las subvenciones en los países de bajos ingresos.

En cuanto a la distribución de la financiación, se destaca que los países de bajos ingresos recibieron un 10% de la financiación climática en 2022, mientras que se observa un mayor financiamiento para la adaptación en los países menos desarrollados y los pequeños Estados insulares en desarrollo. Sin embargo, la financiación privada movilizada para estos países fue limitada, lo que subraya la necesidad de un apoyo internacional más personalizado, según la OCDE.