Crónica España.

Crónica España.

La mayoría de empleados públicos son mujeres, revela la EPA.

La mayoría de empleados públicos son mujeres, revela la EPA.

La presencia de mujeres en la Administración Pública ha aumentado constantemente en los últimos cinco años, alcanzando 2.044.900 mujeres en la actualidad, lo que representa seis de cada diez empleados públicos, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2024.

Las mujeres constituyen casi el 60% de los empleados públicos, superando a los hombres en este ámbito. Esta tendencia al alza destaca el papel cada vez más relevante de las mujeres en la esfera pública.

Este fenómeno se observa en todo el país, aunque en Ceuta (41%) y Melilla (46,5%) hay más hombres que mujeres empleados públicos. A nivel autonómico, Asturias lidera con un 68,1% de mujeres en la Administración Pública, seguida de cerca por La Rioja (65,2%) y el País Vasco (61,4%).

Las mujeres optan por el empleo público por su búsqueda de estabilidad laboral, que les ofrece un sustento sólido para planificar a largo plazo y garantizar seguridad económica. Además, valoran la flexibilidad y la conciliación para equilibrar sus responsabilidades familiares y profesionales, creando así un ambiente laboral inclusivo.

Gloria Oliveros, Directora de Empleo Público de ADAMS, destaca que las mujeres eligen el empleo público en busca de estabilidad y conciliación, contribuyendo al servicio público mientras mantienen un equilibrio en sus vidas. Sin embargo, señala que aún enfrentan un techo de cristal en la obtención de puestos de alto nivel en la Administración pública.

Aunque las mujeres predominan en los puestos de Gestión y Auxiliares, así como en sectores como la salud y la docencia, los hombres ocupan la mayoría de los cargos de mayor remuneración. Además, existen áreas muy masculinizadas como la seguridad y la defensa. La temporalidad también afecta más a las mujeres, con un 66% de ellas en situación de temporalidad en marzo de 2024.

Oliveros destaca la importancia de implementar medidas para reducir estas desigualdades específicas y promover la igualdad en los niveles jerárquicos más altos de las Administraciones Públicas.