Crónica España.

Crónica España.

La Infanta Cristina y la Reina Sofía muestran gestos de cariño durante el Viernes Santo ante una multitud enfervorecida

La Infanta Cristina y la Reina Sofía muestran gestos de cariño durante el Viernes Santo ante una multitud enfervorecida

En una Semana Santa atípica pero especial, la Reina Sofía ha destacado en los actos celebrados en nuestro país, siendo la protagonista del Viernes Santo en Madrid. Junto a su hermana Irene de Grecia y su hija, la Infanta Cristina, participaron en la procesión del Cristo de los Alabarderos, mostrando así su profunda tradición religiosa y cultural en la capital española.

La presencia de la madre del Rey Felipe VI y su hija fue recibida con cálidos aplausos y muestras de cariño, revelando la buena relación y complicidad que las une.

El recorrido de la procesión fue marcado por momentos de recogimiento y participación activa de doña Sofía y doña Cristina, compartiendo oraciones y devoción en la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas, donde se unieron en plegarias y rezaron un Padre Nuestro juntas.

Mientras caminaban por las calles de Madrid, fueron aclamadas por los presentes con entusiastas gritos de "¡Viva la reina!" y "¡Viva España!", respondiendo con sonrisas y saludos, demostrando la unión y cercanía con los ciudadanos.

En el trayecto, conversaron con miembros de la cofradía, escucharon saetas emocionantes desde balcones cercanos, se fotografiaron con admiradores y la Infanta Cristina grabó algunos momentos con su teléfono móvil, destacando su cercanía con la sociedad actual.

Tras hacer una pausa en el restaurante 'Casa Ciriaco', donde fueron aclamadas y elogiadas, continuaron en la procesión recibiendo muestras de afecto, resaltando la importancia de la tradición y la unidad familiar en la realeza española.

Al terminar la jornada, la Reina Sofía, la Infanta Cristina e Irene de Grecia compartieron risas y anécdotas mientras se retiraban en un coche, siendo despedidas con cánticos y aplausos que destacaron su cercanía con el pueblo español. Su presencia deja una huella significativa en la memoria de quienes presenciaron esta emotiva celebración del Viernes Santo en Madrid.