Crónica España.

Crónica España.

La caída del puente de Baltimore genera retrasos en las cadenas de suministro de automóviles en Estados Unidos

La caída del puente de Baltimore genera retrasos en las cadenas de suministro de automóviles en Estados Unidos

La caída del puente 'Francis Scott Key' en Baltimore este martes ha generado preocupación en las cadenas de suministro del sector de la automoción estadounidense, que ya se encuentran en proceso de recuperación tras los desafíos causados por la pandemia.

El director financiero de Ford Motor Company, John Lawler, ha expresado su preocupación por el impacto que este incidente tendrá en el flujo de piezas y envíos de la compañía a través de dicho puerto.

Por su parte, General Motors (GM) también está tomando medidas para desviar los envíos de vehículos que estaban programados para llegar a través del puerto de Baltimore, mientras las autoridades continúan con las labores de búsqueda y rescate.

Este contratiempo llega en un momento en el que los inventarios de automóviles en Estados Unidos finalmente están volviendo a la normalidad, después de enfrentarse a escasez de semiconductores y otras piezas cruciales durante la pandemia de la Covid-19.

La crisis de suministro durante la pandemia ha dejado al descubierto las debilidades de la industria automotriz estadounidense, que se ve afectada significativamente por la interrupción de la producción o distribución de componentes clave.

Los fabricantes europeos de automóviles que operan en Estados Unidos, como BMW, Volkswagen y Mercedes-Benz, también se verán afectados por esta situación, ya que utilizan las instalaciones del puerto de Baltimore para gestionar sus envíos de vehículos.

En este contexto, se espera que las operaciones logísticas de empresas como Mazda, Mercedes-Benz, Subaru, Mitsubishi y Volkswagen sufran retrasos en sus envíos debido al colapso del puente en Baltimore.

A pesar de todo, se está trabajando en encontrar soluciones alternativas para minimizar el impacto en la cadena de suministro del sector automotriz, demostrando así la capacidad de adaptación de la industria ante situaciones de crisis como esta.