• martes 04 de octubre del 2022
728 x 90

Kishida irrita a China y Corea del Sur con su donación al Santuario de Yasukuni

img

MADRID, 15 Ago.

El presidente japonés, Fumio Kishida, ha enviado este lunes una donación al Santuario de Yasukuni, donde están sepultados los restos de 2,5 millones de militares, incluidos varios de los causantes de los graves crímenes realizados por el Imperio Japonés en Asia, lo que ha soliviantado a los países vecinos.

Este 15 de agosto Japón recuerda el día de la rendición de Japón, que puso fin a la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico, con lo que Kishida ha remitido una donación al santuario sintoísta como líder del Partido Liberal Democrático, según comunica la televisión pública de Japón NHK.

Aunque Kishida no ha visitado el templo, sí lo hicieron la ministra de Seguridad Económica, Sanae Takaichi, y el ministro de Reconstrucción, Kenya Akiba.

Este es el tercer año consecutivo que ministros del Gobierno japonés visitan el santuario de Yasukuni el 15 de agosto. El ministro de Economía, Comercio y también Industria, Yasutoshi Nishimura, visitó el templo el pasado sábado.

Tras la visita, el representante del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, ha recordado que en el Santuario de Yasukuni descansan los restos de 14 delincuentes de guerra de clase A, con lo que piensa "un símbolo de la guerra militarista de agresión de Japón".

Por ello, cree que esta donación y la visita de ministros del Gobierno nipón "suponen una afrenta a la justicia histórica y dañan dificultosamente los sentimientos de los países asiáticos víctimas, incluida China" y han movido su protesta formal por vía diplomática a Tokyo.

Mientras, Seúl ha manifestado su "profunda decepción" por estos honores en Yasukuni y ha emplazado a las autoridades niponas a "enfrentar la historia y probar humildad y también introspección" con su crónica.