Junts amenaza con acciones legales por las supuestas difamaciones y filtraciones en casos de presunto acoso

Junts amenaza con acciones legales por las supuestas difamaciones y filtraciones en casos de presunto acoso

La dirección de Junts ha anunciado que tomará acciones legales debido a las difamaciones y filtraciones relacionadas con los casos de presunto acoso por razón de género en el partido. Según fuentes conocedoras, esta decisión se tomó durante una reunión de la permanente de Junts y posteriormente se comentó en la reunión ordinaria del grupo parlamentario. Albert Batet, presidente del grupo, señaló que estas medidas legales se toman como respuesta a la violación de la confidencialidad y a las difamaciones que han perjudicado la imagen del partido.

Aurora Madaula y Cristina Casol, ambas cercanas a la presidenta de Junts, Laura Borràs, presentaron denuncias por presunto acoso contra el grupo de Junts. La investigación de estos casos fue delegada a una empresa externa que concluyó que en la mayoría de las diez situaciones denunciadas por Casol no se pudo acreditar acoso o discriminación, pero sí se describió un ambiente de trabajo con fuertes raíces machistas. Además, el informe también reveló tensiones internas en el partido y la existencia de una base patriarcal sólida.

Durante la reunión, Batet criticó las difamaciones contenidas en el informe y afirmó que perjudicaban la imagen del partido. A partir de ahora, se decidió que las reuniones del grupo parlamentario serán grabadas para evitar tergiversaciones y para dejar constancia de la dinámica de debate interna.

Por su parte, Casol ha declarado que no entregará su acta de diputada y está dispuesta a convertirse en una diputada no adscrita. Mientras tanto, 26 de los 32 diputados de Junts han pedido la dimisión de Casol. En el caso de Madaula, que sigue de baja médica, también ha generado malestar dentro del partido después de que acusara a sus compañeros de ejercer "violencias silenciosas" durante un evento celebrado en noviembre pasado. La dirección del partido siempre ha negado la existencia de machismo en Junts y atribuye la situación a un debate político.

Además, la presidenta del Parlament, Anna Erra, propuso suspender el protocolo para la prevención, detección, abordaje y resolución de situaciones de acoso. Sin embargo, esta propuesta fue rechazada por los demás presentes en la reunión de la Mesa del Parlament.

Estos conflictos y diferencias entre las facciones de Junts, lideradas por Borràs y Turull, se remontan al inicio de la legislatura. Sin embargo, el punto de inflexión se produjo durante la votación de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que buscaba declarar el Mercat del Ocells de la Rambla de Barcelona como Patrimonio Cultural e Inmaterial de Cataluña. En esta votación, cinco diputados de Junts rompieron la disciplina de voto, lo que generó tensiones y ha desembocado en la situación actual con los casos abiertos de Casol y Madaula.

Tags

Categoría

Nacional