• viernes 03 de febrero del 2023
728 x 90

Junqueras solicita al Supremo la absolución tras la reforma penal que derogó la sedición y alteró la malversación

img

Romeva y Forcadell asimismo solicitan al tribunal del 'procés' que les absuelva

MADRID, 24 Ene.

El ex- vicepresidente catalán y líder de ERC, Oriol Junqueras, tal como el ex- asesor Raul Romeva y la ex- presidenta del Parlament Carme Forcadell, ha pedido este martes al tribunal que le condenó a 13 años de prisión y también inhabilitación por el 'procés' que le absuelva a consecuencia de la revisión como condena que el Tribunal Supremo (TS) debe hacer gracias a la reforma penal que derogó la sedición y alteró la malversación.

"El artículo del Código Penal vigente es mucho más conveniente, al no predecir compromiso penal para ninguna de las formas de proceder por las que recayó condena en su día", afirma Junqueras en su escrito de alegaciones, al que tuvo ingreso Europa Press.

En consecuencia, su defensa solicita al tribunal del 'procés' "comprobar la condena impuesta a mi mandante y dictar resolución por la que se declare la inexistencia de compromiso penal por los hechos probados descritos en la sentencia de 14 de octubre de 2019".

El ex- vicepresident regresa a denunciar "una app inesperado y desmedida de la reacción penal a hechos que se generan en ejercicio de derechos escenciales, derechos que fueron violados o inadecuadamente limitados para la consecución de fines diferentes de los que habilitarían estas restricciones".

Las alegaciones de estos tres condenados se aúnan a las elaboradas este martes por la defensa del expresidente de Òmnium Cultural Jordi Cuixart, que ha asegurado en su escrito que la revisión de su condena por la reforma del Código Penal que deroga la sedición no "repara" lo que él cree que fué la vulneración de una secuencia de derechos escenciales y también reitera que que proseguirá con su demanda contra España frente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

El tribunal del 'procés' va a deber comprobar las penas impuestas en 2019 para utilizar el Código Penal mucho más conveniente a los condenados, así como fija nuestra regla en su producto 2. Aunque el Supremo ha emplazado a las partes a que se pronuncien, va a ser el tribunal --encabezado por el magistrado Manuel Marchena-- quien decida al final de qué forma queda la sentencia.