Crónica España.

Crónica España.

José Manuel Beirán desconocía resultados del Preolímpico del 84.

José Manuel Beirán desconocía resultados del Preolímpico del 84.

En una revelación sorprendente, el exjugador de baloncesto José Manuel Beirán confiesa que, durante sus vacaciones en la India en 1984, se mantuvo completamente ajeno a los resultados del equipo español dirigido por Antonio Díaz Miguel, del cual formaría parte más tarde para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, donde lograron la histórica medalla de plata que pronto cumplirá cuatro décadas.

Beirán explicó que se marchó de vacaciones tras no ser seleccionado para el Preolímpico, asumiendo que no tendría la oportunidad de participar en los Juegos. Sin embargo, se unió al equipo justo a tiempo tras la lesión de otro jugador, y se mostró encantado de poder representar a España en ese torneo tan importante.

A pesar de las dificultades en la preparación para los Juegos, Beirán recuerda que la experiencia unió al equipo. Aunque no pudieron enfrentarse a equipos estadounidenses antes de la competición, el exjugador lamentó que no se les permitiera medirse a la potente selección de Estados Unidos.

Michael Jordan, quien más tarde se convertiría en una leyenda mundial, fue uno de los jugadores destacados que Beirán tuvo la oportunidad de observar durante los Juegos Olímpicos. A pesar de no poder enfrentarse a los equipos de la NBA, el exjugador quedó impresionado por el talento y la habilidad de los jugadores americanos.

A lo largo de los años, la medalla de plata obtenida en Los Ángeles ha cobrado mayor importancia para Beirán, quien valora enormemente la experiencia compartida con sus compañeros. Además, la familia Beirán también puede presumir de los logros de su hijo Javier, quien ganó el oro en el Mundial de China y actualmente compite en baloncesto 3x3.

Beirán elogia el baloncesto 3x3 como una modalidad divertida y desafiante, ideal para entrenar la rapidez mental de los jóvenes. Aunque reconoce las diferencias con el juego tradicional, destaca la intensidad y la necesidad de tomar decisiones rápidas en el 3x3, considerándolo un formato único y emocionante para los aficionados.

Por último, Beirán reflexiona sobre la evolución del baloncesto 3x3, recordando cómo se practicaba anteriormente sin límite de posesión ni arbitraje, lo que permitía un juego más físico y estratégico. Ahora, el enfoque se centra en la rapidez y la precisión en la ejecución de las jugadas, lo que ha transformado completamente la dinámica de este deporte.