Crónica España.

Crónica España.

José Andrés culpa a Netanyahu por el ataque debido a la reducción de ayuda.

José Andrés culpa a Netanyahu por el ataque debido a la reducción de ayuda.

El reconocido chef español José Andrés, fundador de World Central Kitchen (WCK), ha respondido hoy al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien defendió el ataque que resultó en la muerte de siete trabajadores de su organización humanitaria. Andrés declaró que este incidente no fue simplemente un error desafortunado, sino el resultado directo de la política del gobierno israelí de reducir la ayuda humanitaria a niveles críticos.

En un artículo publicado en el periódico israelí 'Yedioth Ahronoth', José Andrés criticó duramente el ataque aéreo contra el convoy de WCK, señalando que los vehículos estaban claramente identificados y sus movimientos eran conocidos por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Además, hizo hincapié en la responsabilidad del gobierno israelí en la disminución de la ayuda humanitaria, pidiendo que se muestre lo mejor de Israel y que se evite el bombardeo indiscriminado en Gaza.

El chef español, en medio del anuncio de una investigación por parte del Ejército y el Gobierno de Israel, instó a que esta indagación "comience desde arriba, no solo desde abajo". Asimismo, subrayó que no se puede ganar una guerra privando a toda una población de alimentos, recordando el sacrificio de los trabajadores humanitarios de su ONG, quienes arriesgaron sus vidas por el acto más fundamental de humanidad: compartir comida con los demás.

En un llamado a la conciencia de Israel, José Andrés afirmó que la comida no debe ser utilizada como un arma de guerra y que el país puede y debe hacer mejor, deteniendo el bloqueo de suministros vitales y la violencia contra los trabajadores humanitarios. El chef exigió la apertura de rutas terrestres para alimentos y medicinas, el cese de los ataques a civiles y el inicio de un camino hacia la paz.

El ataque al vehículo de WCK el lunes en Deir al Balá, en Gaza, que resultó en la trágica pérdida de vidas humanitarias, se produjo después de que la organización descargara 100 toneladas de alimentos en un almacén, en una operación coordinada con las autoridades israelíes.