Crónica España.

Crónica España.

Javier García-Obregón y Eugenia Gil: emotiva boda con retraso de la novia

Javier García-Obregón y Eugenia Gil: emotiva boda con retraso de la novia

En el día de hoy, la iglesia de San Fermín de los Navarros en Madrid ha sido el escenario de la tan esperada boda entre Javier García-Obregón y Eugenia Gil. Este enlace ha reunido a todos los hermanos de Ana Obregón -tía del novio- así como a algunas personalidades conocidas de nuestro país como Nuria March, amiga cercana de la familia, y la periodista Marta Robles.

Los primeros en llegar fueron los miembros de la familia García Obregón: Juancho y su esposa, Marta Vázquez de Castro, Ana, sus hermanas Amalia y Celia, Javier -padre del novio- y su esposa, María Tevenet.

A pesar de no haber estado presente en la pedida de mano el pasado mes de febrero, Ana Obregón no quiso perderse esta ceremonia donde se volvió a ver a la familia unida y celebrando el amor. La única ausente fue la pequeña Ana Sandra.

De acuerdo a la revista ¡HOLA!, la madrina de la celebración no será solo Paloma Lago. Eugenia propuso a su madre, Julia Muñoz, compartir este papel con su suegra, propuesta que fue aceptada con gusto.

La ceremonia no estuvo exenta de polémica, ya que la novia llegó cuarenta minutos tarde, lo que generó nerviosismo entre los invitados, el novio y el cura, quien tuvo que salir a hablar con los organizadores de la boda para asegurarse de que todo estaba en orden.

Hubo notables ausencias en el evento. La más destacada fue la de Ana Sandra, quien no asistió junto a su abuela debido a que según Ana Obregón, "todavía es muy pequeña". Tampoco estuvieron presentes las primas del novio, ya que la hija de Celia no pudo asistir por motivos laborales y las hijas de Amalia se encontraban fuera de la capital.

En la ceremonia estuvieron presentes los abuelos del novio, quienes fallecieron en los últimos tres años, así como su primo Aless Lequio, lo que causó lágrimas entre la actriz y sus familiares, y también la abuela de Eugenia.

Después del "Sí, quiero", los recién casados abandonaron la iglesia asegurando que el retraso de la novia no fue causado por ningún problema, ya que según ellos, "siempre llego al límite", y revelando que la ceremonia fue "bastante emocionante".