Crónica España.

Crónica España.

Israel defiende su ataque a centro de desplazados en Rafá ante críticas internacionales.

Israel defiende su ataque a centro de desplazados en Rafá ante críticas internacionales.

El portavoz de la Presidencia palestina, Nabil abú Rudeina, ha acusado a Estados Unidos de ser el responsable de los ataques contra palestinos y ha demandado medidas inmediatas para detener la agresión.

En Madrid, el representante de la Presidencia palestina condenó el ataque del Ejército de Israel en Rafá, donde han perdido la vida al menos 35 palestinos, calificándolo como un acto que supera todos los límites.

Rudeina ha solicitado detener de inmediato los crímenes cometidos contra el pueblo palestino y ha señalado que la intervención de Israel en Rafá desafía las resoluciones internacionales, incluyendo las de la Corte Internacional de Justicia.

Un comunicado de la Presidencia palestina ha afirmado que la financiación y el apoyo político de Estados Unidos a Israel son la razón principal de las masacres cometidas por la ocupación, calificándolas como una vergüenza para la humanidad.

Por último, el portavoz presidencial ha llamado a la comunidad internacional a detener la agresión masiva contra el pueblo palestino y a obligar a las autoridades israelíes a cesar sus crímenes, que podrían llevar a una explosión de la situación en la región.

Después del bombardeo israelí en el centro de desplazados de Barakasat, el Gobierno gazatí ha denunciado la acumulación y utilización de instrumentos de matanza masiva, recordando el sufrimiento causado por los ataques y la falta de acceso a necesidades básicas como agua, alimentos, medicinas y electricidad.

Además, las autoridades israelíes habían designado estas zonas como seguras y habían instado a los ciudadanos y desplazados a refugiarse en ellas, lo que ha provocado un mayor impacto de los ataques en la población civil.

Las Fuerzas de Defensa de Israel han reconocido que se abrió una investigación tras el ataque en el que varias personas ajenas al objetivo resultaron heridas, señalando que el objetivo era dos altos cargos de Hamás en Cisjordania, a quienes culpan de la muerte de militares israelíes.