Instagram impide que adultos desconocidos envíen mensajes privados a adolescentes

Instagram impide que adultos desconocidos envíen mensajes privados a adolescentes

Instagram ha implementado nuevas medidas para proteger a los usuarios menores de edad de recibir mensajes privados no deseados por parte de adultos que no sean sus contactos. Además, se ha anunciado una función que evitará la recepción y envío de imágenes inapropiadas. La compañía tecnológica ha compartido estas medidas dirigidas a limitar la aparición de contenido sensible en las cuentas de adolescentes en ambas redes sociales.

Con el objetivo de proporcionar a los adolescentes experiencias seguras y apropiadas para su edad, Meta ha introducido herramientas de control parental y ha incrementado la protección frente a contactos no deseados. En Instagram, se ha desactivado por defecto la posibilidad de que adultos mayores de 19 años puedan enviar mensajes directos a adolescentes que no siguen. Ahora, los usuarios menores solo podrán recibir mensajes o ser añadidos a chats de grupo por personas a las que ya siguen o que están en su lista de contactos. Esta configuración predeterminada también se extenderá a Messenger.

Además, Meta ha limitado el tipo y número de mensajes directos que los usuarios pueden enviar a personas que no les siguen a un solo mensaje. Para reforzar estas medidas, la compañía tiene previsto lanzar una nueva función diseñada para evitar que los adolescentes reciban imágenes no apropiadas para su edad ni deseadas de parte de sus contactos, así como para persuadirles de que no envíen este tipo de imágenes ellos mismos.

En cuanto a los controles parentales, se ha ampliado la supervisión en Instagram con una solicitud de aprobación adicional. Los padres o tutores deberán aceptar o rechazar las solicitudes de usuarios menores de 16 años para cambiar su configuración predeterminada de seguridad y privacidad a un estado menos estricto. Hasta ahora, los adultos responsables recibían una notificación al respecto.

Tags

Categoría

Tecnología