Crónica España.

Crónica España.

Informe de la ONU revela torturas de Rusia y Ucrania a prisioneros de guerra y civiles.

Informe de la ONU revela torturas de Rusia y Ucrania a prisioneros de guerra y civiles.

El informe revela que las autoridades rusas llevan a cabo actos de tortura y ejecuciones de manera "extendida" y "rutinaria".

MADRID, 27 Mar.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU ha publicado un informe impactante que detalla casos de torturas y ejecuciones perpetradas por Rusia y Ucrania contra prisioneros de guerra, e incluso contra civiles en el caso de Rusia, durante el periodo comprendido entre el 1 de diciembre de 2023 y el 29 de febrero de 2024.

Según el informe, las acciones inhumanas hacia los prisioneros son comunes en los centros de detención rusos, que no cumplen con los estándares del Derecho Internacional Humanitario. Testimonios de prisioneros ucranianos liberados han confirmado este trato brutal, describiendo métodos de tortura como palizas, descargas eléctricas, amenazas de ejecución y otras formas de maltrato físico.

Las condiciones inhumanas incluyen la escasez de comida de baja calidad, exposición al frío extremo y falta de atención médica e higiene adecuadas, lo que ha provocado enfermedades como la tuberculosis entre los prisioneros.

El informe también revela que las atrocidades cometidas han tenido un impacto devastador en las víctimas a nivel físico y mental, llegando incluso a causar la muerte de algunos prisioneros y llevando a otros a intentos de suicidio.

Las autoridades rusas también han sido acusadas de detener arbitrariamente a civiles, sometiéndolos a torturas, malos tratos y violencia sexual.

En contraste, las autoridades ucranianas, aunque también enfrentan acusaciones de tortura, han hecho esfuerzos para mejorar las condiciones de los prisioneros rusos, incluyendo contactos breves con sus familiares y evaluaciones médicas para recomendar su repatriación o tratamiento en países neutrales, iniciativa a la que Moscú no ha respondido favorablemente.

El informe también critica la injusta condena de civiles en Ucrania por colaborar con las fuerzas ocupantes, así como la muerte de un bloguero ucraniano bajo custodia por razones de salud ignoradas por las autoridades carcelarias.

A pesar de las investigaciones emprendidas por ambos países respecto a las torturas, ninguna ha tenido éxito, lo que ha llevado a la Oficina a documentar ejecuciones de prisioneros de guerra y civiles por ambas partes, exigiendo una mayor investigación sobre estos actos atroces.

Desde el inicio de la invasión en 2022, las fuerzas rusas han asesinado a 155 civiles, mientras que las fuerzas ucranianas han ejecutado al menos a 25 soldados rusos.