Guterres alerta sobre los nefastos efectos para los ciudadanos del golpe en Birmania en su tercer aniversario.

Guterres alerta sobre los nefastos efectos para los ciudadanos del golpe en Birmania en su tercer aniversario.

MADRID, 1 de febrero. El secretario general de la ONU, António Guterres, ha expresado su preocupación por el tercer aniversario del golpe de Estado en Birmania que destituyó al gobierno civil liderado por Aung San Suu Kyi, afirmando que la crisis continúa empeorando y con devastadores efectos para la población civil.

En este sombrío aniversario, Guterres ha resaltado la urgencia de encontrar una vía hacia una transición democrática que devuelva el gobierno civil al país, según un comunicado emitido por la Secretaría General de la ONU.

Además, Guterres ha condenado todas las formas de violencia y ha pedido la protección de los civiles y el cese de las hostilidades. Ha dejado claro que la campaña militar de violencia contra civiles y la represión política deben terminar y los responsables deben rendir cuentas.

El secretario general ha manifestado que una solución inclusiva a esta crisis requiere condiciones que permitan al pueblo birmano ejercer sus derechos humanos de manera libre y pacífica. También ha expresado su preocupación por la intención declarada por los militares de avanzar hacia elecciones en medio del conflicto en aumento.

Ante esta situación, Guterres ha pedido una atención sostenida tanto a nivel internacional como regional, así como una acción colectiva coherente para apoyar al pueblo de Birmania. Además, se ha comprometido a trabajar con todas las partes interesadas para lograr una paz sostenible e inclusiva.

Por último, Guterres ha mostrado solidaridad con la población birmana y su deseo de una sociedad inclusiva, pacífica y justa. Ha resaltado la importancia de garantizar la protección de todas las comunidades, incluidos los rohingyas, que continúan arriesgando sus vidas en búsquedas peligrosas en busca de seguridad, derechos básicos y dignidad.

Aproximadamente 18,6 millones de personas en Birmania, que representa un tercio de la población, necesitan ayuda humanitaria urgente este año, en comparación con un millón antes del golpe militar hace tres años. Para brindar esta asistencia, es necesario un acceso humanitario sin obstáculos para la ONU y sus socios.

En vísperas de este aniversario, la junta militar que gobierna Birmania ha anunciado una nueva prórroga de seis meses del estado de emergencia vigente desde el golpe de Estado. El Ejército se enfrenta a uno de los mayores desafíos por parte de grupos armados rebeldes desde la asonada militar. La prórroga está prevista hasta el 31 de julio.

El pasado octubre, tres grupos rebeldes lanzaron una ofensiva en el estado de Shan, lo que ha suscitado preocupación por parte de las autoridades chinas debido al peligro de una expansión del conflicto. Aunque a finales de 2023 se llegó a un acuerdo temporal de alto el fuego gracias a la mediación de China, los enfrentamientos continúan en varias provincias del país asiático.

El golpe fue llevado a cabo por el Ejército para anular los resultados de las elecciones generales de noviembre de 2020, en las que el partido Liga Nacional para la Democracia, liderado por Aung San Suu Kyi, obtuvo la mayoría parlamentaria. Sin embargo, se argumentó fraude electoral, aunque esta afirmación fue cuestionada por observadores internacionales.

Tags

Categoría

Internacional