• martes 04 de octubre del 2022
728 x 90

Greenpeace pide proyectos urgentes de ahorro de gas y despliegue de renovables "en vez de debatir intereses de tipo político"

img

MADRID, 8 Ago.

Greenpeace ha solicitado que, en vez de debatir sobre "intereses de tipo político particulares", el Estado, los gobiernos autonómicos y los ayuntamientos deberían explotar el saber de sus sistemas energéticos nacionales, regionales y municipales y "publicar proyectos urgentes de ahorro de gas y de despliegue de energías renovables, poniendo particular énfasis en el autoconsumo y las comunidades energéticas".

Así lo ha manifestado este lunes la organización en un aviso, tras la asamblea conmemorada entre el Gobierno central y las comunidades autónomas para tratar las medidas de ahorro energético que se aprobaron de urgencia el pasado 1 de agosto.

La organización ecologista considera además de esto que España "habría de ser la mucho más interesada en seguir en la transición energética, en vez de resistirse al ahorro de gas negociando un 7% de reducción en el momento en que el propósito europeo llega a un 15 %". "Asimismo que proseguimos perdiendo chances para achicar enserio la demanda y la dependencia del gas fósil", añade.

En este contexto, el coordinador de campaña de comburente fósiles, Francisco del Pozo, ha criticado que, pese a los incendios forestales que asolan España y de que la población padece olas de calor "sin precedentes", el Gobierno ha planteado un real decreto con medidas en ciertos casos "prácticamente cosméticas" y de "muy incierta eficiencia" para achicar el consumo de gas en un 7%, en vez de impulsar una acción climática "aún mucho más ambiciosa" y apostar por objetivos de un 15% o mucho más como el resto de la EU.

Ante la crisis climática mundial, del Pozo cree que España "no puede posibilitarse el lujo de perder el tiempo opinando con los gobiernos locales y regionales sobre medidas tan insignificantes como regular el horario de las luces de los escaparates".

"Requerimos medidas urgentes para realizar en oposición al cambio climático, y los niveles diferentes de gobierno tienen que accionar para achicar de forma permanente la demanda de energía y apresurar el cambio a resoluciones renovables sostenibles", ha sentenciado.

La organización ha señalado que el real decreto justifica la actuación primordial en climatización de espacios, ya que cree que se encuentra dentro de los ámbitos con mayor potencial de ahorro, pero piensa que "es desproporcionado cargar la compromiso de achicar todo el consumo de gas en hogares y shoppings en el momento en que solo representan un 22% del consumo total".

Precisamente, la ONG ha recordado que el 78% del gas en 2020 fue consumido por compañías para producir energía eléctrica y más que nada para procesos industriales.

El coordinador de campaña de comburente fósiles comprende que los umbrales de temperatura de calefacción a 19 grados y refrigeración a 27 grados "dejan reducir las pérdidas de energía en inmuebles públicos y sitios de trabajo".

"Pero estas restricciones nos sugieren inquietudes con en comparación con ingreso universal a la energía. La pobreza energética se define, según la Organización Mundial de la Salud, como la incapacidad de sostener la vivienda en unas condiciones de climatización correctas para la salud de entre 18 y 21ºC en invierno y 25ºC en verano. Creemos que es requisito entablar los límites térmicos dependiendo del campo y la utilización del edificio para no limitar el ingreso a un derecho básico como es la energía", dijo del Pozo.

Asimismo, Greenpeace señala que el real decreto impone la instalación de puertas con cierre automático en las construcciones y locales con ingreso a la calle. Para la ONG es una medida "precisa, pero deficiente".

Aunque la organización considera "útil" que la ley fuerce a que el iluminado de escaparates y inmuebles públicos sea apagado a las 22.00 horas, apunta que si verdaderamente se desean achicar la iluminación superflua "resulta necesario hablar con los ayuntamientos a fin de que confirmen medidas de reducción de iluminación en monumentos, calles sin tránsito, que se prioricen acontecimientos culturales y de deportes que se tienen la posibilidad de realizar de día o se limiten las luces ornamentales como las de Navidad".

"Este real decreto es una versión bastante light del que haría falta para aspirar a achicar substancialmente el consumo de gas y además de esto se contraría con las metas del Gobierno de aumentar las infraestructuras de gas en España y con el absurdo plan de formarse en un 'hub' de gas, ignorando la verdad de la urgencia climática. Sabemos que el gas es un inconveniente y el único sendero adelante está en las renovables, la eficacia y el ahorro energético", ha concluido del Pozo.