Crónica España.

Crónica España.

Ford and UGT meeting on Almussafes ends positively and constructively

Ford and UGT meeting on Almussafes ends positively and constructively

En una reunión celebrada este miércoles en Dunton (Inglaterra), la dirección mundial y europea de Ford se ha reunido con representantes del sindicato UGT para discutir el futuro de la fábrica de Almussafes, en Valencia. Según un comunicado del sindicato, el encuentro ha concluido de manera positiva y constructiva.

UGT, que es el sindicato mayoritario en la fábrica valenciana, ha anunciado que este jueves se publicará un comunicado oficial conjunto de Ford Europa y el Comité de Empresa Europeo, que también estuvo presente en la reunión.

En la reunión, en la que participaron directivos como el presidente mundial de Ford, Jim Farley, se esperaba concretar las medidas anunciadas previamente por el vicepresidente de Ford Europa para abordar los problemas surgidos en la factoría debido a la incertidumbre en torno al coche eléctrico.

La fábrica de Almussafes ha tenido que ampliar el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 19 de abril, afectando a un máximo de 700 trabajadores al día en las plantas de vehículos. La producción del modelo Kuga no aumentará debido a problemas con proveedores, y el 17 de abril será el último día de producción de la furgoneta Transit.

La incertidumbre sobre las inversiones necesarias para producir vehículos eléctricos en la fábrica ha sido constante en los últimos meses. A pesar de que en 2022 se anunció que Almussafes produciría la nueva plataforma de vehículos eléctricos a partir de 2025, las inversiones necesarias no se han concretado. Ford comunicó en noviembre pasado que postergaba cualquier decisión relacionada con inversiones.

Ante la reducción de ventas, la planta ha tenido que ajustar su producción. A partir del 17 de abril, la única producción será el modelo Kuga hasta la llegada de los nuevos modelos eléctricos. Se esperaba que la electrificación garantizara la carga de trabajo en los próximos años y se llegó a un acuerdo con el sindicato UGT en consecuencia, aunque se tuvo que llevar a cabo un ERE que afectó a 1.124 trabajadores.

La incertidumbre también ha afectado a la industria auxiliar. El retraso en la llegada de nuevos vehículos eléctricos ha generado problemas en el empleo y en la planificación de la producción, aunque desde el Clúster de Automoción y Movilidad de la Comunitat Valenciana se ha rechazado generar alarmismo al respecto.

Además, Ford se ha presentado a dos líneas de la nueva convocatoria del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (Perte VEC II), solicitando ayudas para establecer una planta de ensamblaje de baterías en la fábrica de Almussafes y para la cadena de valor del vehículo eléctrico.