Crónica España.

Crónica España.

FMI eleva proyección de crecimiento de España al 2,4% en 2024 y mantiene en 2,1% para 2025

FMI eleva proyección de crecimiento de España al 2,4% en 2024 y mantiene en 2,1% para 2025

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha mejorado sus pronósticos de crecimiento para la economía española en los próximos años. En 2024, se espera un crecimiento del 2,4%, mientras que para 2025 y 2026 se mantiene en el 2,1%, según la institución multilateral después de su visita al país en el marco del examen del 'Artículo IV'.

El FMI ha elogiado el sólido desempeño de España en 2023, con un crecimiento del 2,5%, destacando la resistencia ante la incertidumbre global y las condiciones financieras más estrictas.

El organismo ha destacado el buen comportamiento de las exportaciones de servicios y el consumo público como motores principales del crecimiento reciente, junto con los resultados positivos en el mercado laboral gracias a la inmigración y la mayor tasa de actividad.

A pesar de la recuperación, la inversión sigue por debajo de niveles anteriores a 2019, lo que ha contribuido al bajo crecimiento de la productividad y a mantener una tasa de desempleo alta en comparación con otros países de la eurozona.

En cuanto a la inflación, el FMI destaca una disminución significativa desde su pico en 2022, influida por la energía, los alimentos procesados y los bienes industriales no energéticos.

A pesar de la rigidez del mercado laboral, las presiones salariales se han mantenido controladas, en parte gracias al acuerdo salarial nacional alcanzado en mayo de 2023.

El FMI prevé un crecimiento del 2,4% para 2024, por encima de las estimaciones del gobierno, y del 2,1% para 2025, impulsado principalmente por el crecimiento interno.

Se espera un fortalecimiento del consumo privado a medida que la tasa de ahorro de los hogares se normalice y los ingresos salariales reales continúen aumentando. La inversión privada se verá favorecida por la relajación de las condiciones financieras y la llegada de fondos del programa 'Next Generation' (NGEU).

Los riesgos a la baja incluyen la fragmentación política interna, posibles subutilizaciones de los fondos del NGEU, una desaceleración global y la fragmentación geoeconómica, mientras que los riesgos al alza son un repunte de los precios mundiales de la energía y un aumento más rápido de los costes laborales unitarios.

El FMI destaca la necesidad de una consolidación fiscal sostenida y una reforma tributaria para garantizar la estabilidad macroeconómica y abordar los desafíos estructurales, incluyendo la eficiencia fiscal y la ampliación de la base impositiva.

También se menciona la importancia de reducir la dualidad del mercado laboral y mejorar la coordinación entre las distintas administraciones para optimizar los fondos europeos. La inversión en vivienda también se identifica como clave para mejorar la asequibilidad y aumentar la productividad en España.