Crónica España.

Crónica España.

Feijóo consolida su liderazgo en el PP con fuerte influencia regional y aspiraciones frustradas de gobernar a nivel nacional.

Feijóo consolida su liderazgo en el PP con fuerte influencia regional y aspiraciones frustradas de gobernar a nivel nacional.

El entorno de Casado, en medio de las críticas entre PSOE y PP por la corrupción, ha confirmado que seguirá manteniendo silencio como hasta ahora.

MADRID, 31 Mar.

Alberto Núñez Feijóo cumple este 2 de abril dos años como presidente del PP con la decepción de no haber logrado llegar a la Moncloa en las elecciones generales del año pasado. A pesar del gran poder territorial que el partido ha acumulado desde mayo de 2023, donde ganó 11 gobiernos autonómicos, treinta capitales de provincia y el 40% de los ayuntamientos.

Feijóo se enfrenta a su segundo aniversario como líder del PP con la mirada puesta en tres próximas citas electorales: las elecciones vascas y catalanas, así como las europeas. La incertidumbre sobre cómo estos resultados políticos podrían afectar al gobierno de Pedro Sánchez, que ha decidido no presentar un proyecto de presupuestos este año tras las elecciones anticipadas en Cataluña.

De hecho, Feijóo considera que la legislatura está "perdida" y ha instado a Pedro Sánchez a marcharse de La Moncloa porque lidera un gobierno "en agonía" que no es útil ni sirve al pueblo español. "Este gobierno ya no tiene solución, nació averiado. La avería cada día es mayor y no se puede arreglar algo que no funciona", expresó hace dos semanas.

El 1 y 2 de abril de 2022, más de 3.000 compromisarios del PP reunidos en el congreso extraordinario de Sevilla eligieron a Feijóo como presidente con el 98,35% de los votos, poniendo fin al mandato de Pablo Casado tras una crisis interna que sacudió al partido.

La disputa entre el equipo de Casado y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que se prolongaba desde hace tiempo, se intensificó en febrero de 2022 con acusaciones de supuesto espionaje y corrupción.

Casado exigió a Ayuso aclarar si su hermano había recibido 286.000 euros en comisiones por mediar en un contrato de mascarillas durante la pandemia, mientras que la presidenta madrileña acusó a 'Génova' de vincularla con la corrupción sin pruebas. Posteriormente, la Fiscalía cerró esa investigación sobre Tomás Díaz Ayuso.

El 23 de febrero de 2022, Casado reunió a los líderes del PP, quienes mostraron su apoyo a Feijóo, que llevaba casi 14 años como presidente de la Xunta de Galicia, siendo elegido como nuevo líder en el congreso de Sevilla, donde prometió unir al partido y sanar las divisiones.

En poco tiempo, logró revitalizar al partido y obtener un gran poder territorial en las elecciones autonómicas y municipales celebradas un año después. Sin embargo, no logró expulsar a Pedro Sánchez de la Moncloa en las elecciones generales que se llevaron a cabo solo dos meses después. Algunos errores de campaña y las negociaciones con Vox en varios territorios perjudicaron al partido en las urnas.

Después de dos años de dejar la presidencia del PP, y en medio de las acusaciones de corrupción entre PSOE y PP por el 'caso Koldo' y un presunto fraude fiscal que afecta a la pareja de Ayuso, el entorno de Casado ha confirmado que seguirá manteniéndose alejado de la política y fuera de la atención mediática.

"Desde hace dos años, Casado ha optado por la discreción y el silencio en respeto al PP, y creemos que mantendrá esa postura", aseguraron fuentes cercanas al exlíder del PP, resaltando su lealtad al partido en todo momento.

Otras fuentes de su equipo han mencionado que está "satisfecho" con su nueva vida profesional en un fondo de tecnología y defensa, rodeado de un equipo competente. Ha sido un cambio significativo, tanto en trabajo como en residencia, agregaron las fuentes consultadas.

Feijóo ya está preparando la estrategia electoral para las próximas elecciones que se avecinan entre abril y junio, donde dos temas importantes serán la ley de amnistía que se discute en el Senado y la "trama Koldo" sobre presuntas mordidas en la compra de mascarillas durante la pandemia que en 'Génova' ya han denominado como 'caso Sánchez'.

Además, el PP quiere investigar la relación de la esposa de Sánchez, Begoña Gómez, con la aerolínea Air Europa, en medio de las negociaciones para el rescate de la compañía en 2020. Incluso se ha planteado la posibilidad de que sea llamada a comparecer en la comisión de investigación que se creará en el Senado.

Después de varias protestas contra la amnistía, Feijóo ha prometido revocar esa norma si llega a La Moncloa, aunque cree que no será necesario porque los tribunales la declaren inconstitucional de facto.

El PP busca expandirse en el País Vasco y Cataluña, dos territorios con debilidad orgánica en el partido. Feijóo se enfocará en ambas campañas, especialmente en la catalana, donde busca posicionar al PP como la principal fuerza del constitucionalismo, ahora que el PSC ha dejado de ocupar ese lugar, según fuentes de su equipo.

Sin embargo, a pesar de su objetivo de ampliar la base de la centroderecha, no logró integrar por completo a Ciudadanos, partido al que habían sumado "más de 200 cargos" en los últimos años. Las negociaciones con los naranjas fracasaron la semana pasada, lo que llevó a la dimisión del hasta entonces secretario general de Cs, Adrián Vázquez.

Las elecciones europeas del 9 de junio serán las primeras elecciones nacionales desde las generales de 2023 y el PP las considera como un "plebiscito" sobre Sánchez, a quien ven acorralado por el 'caso Koldo' y la amnistía.

La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, cree que las europeas serán una "segunda vuelta" de las elecciones de julio del año pasado, asegurando que Sánchez sufrirá un castigo porque "engañó a todos los españoles, en especial a sus votantes". "Y la mentira se castiga", declaró en una entrevista concedida a Europa Press el mes pasado.