Crónica España.

Crónica España.

Empresas alemanas exigen imponer aranceles a China y advierten sobre posibles despidos.

Empresas alemanas exigen imponer aranceles a China y advierten sobre posibles despidos.

Empresas chinas ofrecen competencia a precios un 30% más bajos que las europeas

MADRID, 11 Jun.

Más del 90% de las empresas alemanas consideran la competencia china como un gran desafío y abogan por imponer aranceles punitivos a las importaciones, especialmente de coches eléctricos, según un informe del Instituto Económico Alemán (IW).

Más de la mitad de las empresas alemanas admiten que la competencia china ofrece productos similares a menor precio, lo que plantea un dilema en términos de mantenimiento de precios y cuota de mercado. Las empresas asiáticas pueden competir con precios hasta un 30% más bajos que las empresas europeas.

El 63% de las empresas alemanas encuestadas sienten una fuerte presión competitiva por parte de China debido a los subsidios gubernamentales que reciben las empresas chinas para innovar y desarrollarse.

La competencia china ha llevado a algunas empresas a perder clientes y ver una disminución en sus beneficios. Muchas han tenido que recortar producción, despedir empleados y deslocalizarse para mantenerse a flote.

En el sector industrial, las empresas manufactureras advierten de posibles recortes de empleo debido a la competencia china, aunque representan menos del 23% de los empleados totales en este sector.

Las empresas consideran alta la probabilidad de una guerra comercial con China en los próximos diez años, especialmente en el contexto de un conflicto en Taiwán. La mayoría apoya imponer aranceles a los vehículos eléctricos chinos y prevenir la transferencia de tecnología sensible.

La Comisión Europea está próxima a decidir si implementará aranceles a los vehículos provenientes de China, lo que podría reducir las importaciones de coches eléctricos chinos en un 25%. Grandes marcas como Porsche o Mercedes-Benz están preocupadas por las posibles repercusiones comerciales.

Por ahora, China no ha anunciado represalias concretas, pero ha insinuado la posibilidad de aumentar los aranceles a los autos importados. La renuencia de la UE a imponer aranceles podría llevar a una pérdida en la base industrial europea.

En definitiva, la competencia china representa un desafío para las empresas europeas, que buscan mantener su posición en el mercado a pesar de la presión de los precios más bajos ofrecidos por las compañías asiáticas.