El temporal Irene trae lluvias y nubosidad con mejoras para el fin de semana.

El temporal Irene trae lluvias y nubosidad con mejoras para el fin de semana.

La borrasca Irene continuará afectando a España este jueves, con la presencia de bajas presiones que traerán consigo un flujo húmedo atlántico. Esto provocará cielos nubosos y precipitaciones débiles en gran parte de la Península, aunque se espera que disminuyan para el fin de semana, que estará caracterizado por un clima más estable pero con descenso de las temperaturas.

En el norte de Galicia, la zona cantábrica occidental, el oeste del sistema central, los montes de Toledo y el entorno del golfo de Cádiz se esperan lluvias abundantes, acompañadas de algunas tormentas ocasionales. Al final del día, las precipitaciones se intensificarán en el suroeste peninsular, la fachada oriental peninsular, Melilla y Baleares. En Canarias, se prevén cielos nubosos con precipitaciones, incluyendo la posibilidad de tormentas fuertes o persistentes en las islas más occidentales.

La Agencia Estatal de Meteorología también pronostica brumas y niebla en zonas de montaña peninsulares, y la cota de nieve oscilará entre los 1.400 y 1.800 metros en el Tercio Norte. Descenderá a los 1.100/1.300 metros en la Cantábrica y el Norte del Ibérico, y a 1.000/1.200 metros en Pirineos. Existe una baja probabilidad de que se sitúe entre los 1.600/1.800 metros en el Sistema Central y a 2.200 metros en Sierra Nevada.

Las temperaturas máximas descenderán en el tercio norte peninsular y en Canarias, mientras que aumentarán en el área de Alborán y en el Ampurdán. Las mínimas registrarán un notable descenso en el Ebro, en el Área Cantábrica Oriental y en el Pirineo Occidental.

Además, se espera la presencia de heladas en las montañas del extremo norte, especialmente en los Pirineos, y también podrían darse de forma aislada en las montañas del centro del país.

"Esperamos viento intenso en el suroeste de la Península y en Baleares, llegando a ser fuerte, con ráfagas muy fuertes en áreas costeras y en las sierras del norte y del tercio oeste de la Península", ha señalado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología. En cuanto a Canarias, soplará viento moderado del suroeste que pasará al noroeste, desplazándose de oeste a este y tendiendo a disminuir y a aparecer claros en el oeste.

Para el viernes se pronostica un descenso significativo de las temperaturas en gran parte del país, especialmente en el norte de la Península. Las heladas serán más extensas e intensas, afectando amplias zonas del interior de la mitad norte y noroeste de la meseta sur, y localmente fuertes en los Pirineos.

El viento será intenso del norte y del este en la mitad norte-sur, sur y oeste de la Península, y cambiará al suroeste en Baleares, con posibles intervalos fuertes y ráfagas muy fuertes en la mayoría de los litorales, incluso fuertes en Alborán y en el noroeste de Galicia.

De cara al fin de semana, la Agencia Estatal de Meteorología espera un clima más estable en toda la Península, excepto en el sudeste y en Baleares, donde son posibles lluvias y se producirá una bajada generalizada de las temperaturas. En Canarias, se prevén algunos chubascos débiles al norte de las islas y las temperaturas se mantendrán sin cambios.

El portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología ha advertido que, aunque todavía es pronto para ser precisos, se espera que el domingo por la noche un frente ingrese por Galicia.

Categoría

Sociedad